lunes 26/10/20

Un conductor de 20 años mata a un joven de 24 arrollándolo en el Paseo

Las cámaras con las que la Policía Local cuenta en el Paseo Marítimo grabaron el suceso, así que no hay lugar a dudas: J.G.V.O. de 19 años, que mató a J.B., de 24, arrollándolo con su coche a la altura del centro de salud de San José

El presunto homicidio tuvo lugar en la avenida de Pedro Barrié de la Maza, a la altura de su cruce con la calle del fiscal José Gómez | javier alborés
El presunto homicidio tuvo lugar en la avenida de Pedro Barrié de la Maza, a la altura de su cruce con la calle del fiscal José Gómez | javier alborés

Las cámaras con las que la Policía Local cuenta en el Paseo Marítimo grabaron el suceso, así que no hay lugar a dudas: J.G.V.O. de 19 años, que mató a J.B., de 24, arrollándolo con su coche a la altura del centro de salud de San José, en la avenida de Pedro Barrié de la Maza, lo hizo premeditadamente. Se conocían, y habían mantenido una pelea esa misma noche. A las cinco de la madrugada, la víctima cruzaba la calzada con dos amigos cuando el sospechoso invadió el sentido contrario para llevárselo por delante. Uno de sus acompañantes también sufrió heridas de carácter leve. El detenido, de nacionalidad boliviana, se dio a la fuga, pero fue detenido poco después por una patrulla de la Policía Nacional.
Según parece, habían tenido un encontronazo poco antes en uno de los pubs de la calle Sol. Por el momento, no ha trascendido cuál fue el motivo de la disputa pero, fuera cual fuera, el presunto homicida consideró que era lo suficientemente grave como para matar a su víctima, marroquí, cuando la vio en el Paseo Marítimo acompañada por su amigo.
 

Investigación
La investigación de la Policía Nacional trata de determinar ahora si el detenido actuó premeditadamente o si, por el contrario, simplemente aprovechó la situación que se le presentó de forma fortuita.
El arrestado había abandonado el pub de la calle Sol en compañía de un amigo tras la pelea y ambos cogieron el vehículo, un Opel gris que, según los primeros informes, habían estacionado en el aparcamiento subterráneo del Paseo Marítimo. A la altura del cruce de la calle del fiscal José Gómez, descubrieron a las dos víctimas.
Según fuentes de la Policía Local, los marroquíes se hallaban en el momento del atropello en la calzada, no sobre el paso de cebra, pero bastante cerca de uno. Se habían detenido en el carril izquierdo en sentido estadio de Riazor y esperaban a que el sentido contrario se despejara de coches para cruzar. En ese momento, el boliviano, que circulaba en sentido a la Torre de Hércules con su amigo en el asiento del copiloto, los distinguió y decidió vengarse: las cámaras de tráfico muestran cómo pegó un volantazo y arrolló a los dos jóvenes, alcanzándoles. El primero fue el fallecido, al que envió volando hasta los raíles del tranvía, mientras que su compañero fue más afortunado y no fue golpeado de lleno, aunque sí le alcanzó en una pierna. Tras arrollarlos, volvió al carril y se dio a la fuga.


Arresto en San Cristóbal
En un primer momento, se pensó que podía tratarse de un accidente de tráfico, por lo que acudieron al lugar efectivos de la Policía Local, además de Urgencias Médicas. J.B. no había muerto, pero se hallaba en estado muy crítico, e ingresó cadáver en el Hospital. Mientras tanto, la Policía Nacional se había hecho cargo del caso, y localizó al individuo ante la estación de San Cristóbal, donde le dieron el alto al coche.
Fuentes policiales señalan que el cargo que por el que fue detenido el boliviano es homicidio, a lo que podría sumarse otro intento de homicidio por el otro marroquí que resultó herido. La Policía Local le practicó un control de alcoholemia y el resultado fue positivo, aunque en grado administrativo. Aunque, al estar implicado en un atropello, se trataría de un delito contra la seguridad vial. En cuanto al copiloto, podría ser acusado de un delito de denegación de auxilio.

Comentarios