lunes 18/1/21

Condenado a cuatro años el acusado de clavarle un cuchillo a su pareja

El acusado de tratar de matar a su pareja con un cuchillo en un ataque de celos en abril de 2016 ha sido condenado a cuatro años y cuatro meses de prisión por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de A Coruña, que le considera responsable de un delito de lesiones con instrumento peligroso

El juicio por la agresión se celebró la semana pasada en la Audiencia Provincial  | quintana
El juicio por la agresión se celebró la semana pasada en la Audiencia Provincial | quintana

El acusado de tratar de matar a su pareja con un cuchillo en un ataque de celos en abril de 2016 ha sido condenado a cuatro años y cuatro meses de prisión por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de A Coruña, que le considera responsable de un delito de lesiones con instrumento peligroso, concurriendo la circunstancia agravante de parentesco.

El tribunal, no obstante, no considera que los hechos puedan ser considerados como un intento de homicidio, tal como indicaba la Fiscalía, que solicitaba nueve años de cárcel para el hombre, vecino de A Coruña.

Este no podrá acercarse o comunicarse con la víctima por periodo de seis años y la tendrá que indemnizar en 5.550 euros por los días de curación, secuelas y los daños morales.

El tribunal considera probado que el procesado agredió a su pareja cuando ambos se encontraban en el domicilio de una persona mayor que cuidaba la mujer. En concreto, reconoce que lo hizo después de que él se pusiese “nervioso y celoso” cuando la víctima recibió unos mensajes en su teléfono móvil. Los magistrados entienden que el agresor no tenía intención de matar. En el juicio, el acusado aseguró que lo que sucedió no fue un intento de homicidio sino de suicidio. Explicó que cogió el cuchillo (de 19 centímetros de largo) y lo apoyó contra su pecho al tiempo que gritaba: “Yo me mato, me suicido”. Entonces ella habría tratado de evitarlo y él la empujó. Él es de muy baja estatura y la mujer pesa más que él, pero afirma que la apartó y que creía que entonces podría haberle provocado un corte, nada intencionado. Argumentó además que la mujer tenía “capacidad para autolesionarse”.

Mientras, la que era su pareja de hecho explicó que el hombre se puso como “loco” cuando se negó a darle el móvil por unos wasap que habría recibido ella. “Fue como si le entrara el demonio”, expuso en su declaración la mujer, que mantenía con el hombre una relación desde hacía ocho años. La víctima apuntó que el agresor primero la había amenazado con un cuchillo pequeño en el cuello y luego, con el grande le había lanzado varias puñaladas y una de ellas le alcanzó en el abdomen.

El ahora condenado había pasado en prisión cinco años por otro delito de violencia de género y había sido condenado por quebrantamiento de condena.

Comentarios