miércoles 20.11.2019

La concesionaria de Nostián despedirá al 40% de su plantilla el uno de enero

Ya había anunciado que no pensaba reciclar la basura del Consorcio de 
As Mariñas a partir del próximo año
Los contenedores pasarán a ser soterrados para ganar espacio | j a
Los contenedores pasarán a ser soterrados para ganar espacio | j a

Albada, concesionaria de la plante de reciclaje de basuras de Nostián, anunció ayer un despido masivo que afectará al 40% de su plantilla, compuesta por un centenar de empleados. Albada ya comunicó a todas las autoridades implicadas que el expediente se ejecutará el uno de enero, el mismo día en el que expira el contrato que mantiene con el Ayuntamiento. Estos despidos obedecen a que el año que viene, la planta situada en Bens dejará de recibir los desperdicios del Consorcio de As Mariñas, que suponen el 40% del volumen total de desechos y por tanto, de sus beneficios. Fuentes de Albada aseguran que contra esta medida no cabe ningún recurso legal ni tampoco requiere ninguna autorización por parte de Traballo, porque ya se ha superado todo el procedimiento de exposición, comunicación y negociación. Se aplicará, por tanto, automáticamente.

Lo que se va a llevar a cabo es un ERTE. Es decir, un Expediente de Regulación Temporal de Empleo, que puede significar, o significaba, una simple reducción en las horas de trabajo respondiendo a una reducción en la carga laboral, pero Albada advierte que los 40 afectados no trabajaran en jornada reducida. Su relación con la empresa se reduce a llamarles si hace falta realizar una sustitución o si, por ejemplo, necesitaran mano de obra en otra parte. Así que, a efectos prácticos, se trata de un despido y la peor manera para empezar el 2020 para los concernidos.

Falta de diligencia municipal

La empresa carga las culpas de esta medida sobre los hombros del anterior Gobierno local: “Lo que se pone de manifiesto en esta situación es la falta de diligencia del Ayuntamiento, que no ha querido realizar su trabajo después de que hace ya dos años le comunicáramos que no queríamos seguir adelante con la concesión”. El uno de enero, la gestión de la planta entrará en situación irregular.

 Técnicamente, por el artículo cuatro de su contrato, Albada está obligada a seguir gestionando el reciclaje de basuras a pesar de que su contrato expira el uno de enero,  puesto que se trata de una cuestión prioritaria para el medio ambiente y la salud pública. Pero la concesionaria considera que no tiene la obligación de hacer lo mismo con la basura procedente del Consorcio de As Mariñas, que engloba a todos los municipios del área metropolitana menos Arteixo. La razón es que la planta de Nostián pertenece a la ciudad de A Coruña, y no al Consorcio, y es con la ciudad, y no con la entidad del área, con el que Albada había firmado un contrato.  

Moneda de cambio

La concejala de Medio Ambiente, Esther Fontán, reprochó a la empresa su actitud a la hora de anunciar el despido. “Siempre habrá una mano tendida para dialogar con la empresa, pero no nos pueden poner como moneda de cambio a los trabajadores, aunque no sean nuestros, sino de la planta. No nos parece serio”.

En cuanto a lo de gestionar la basura del área, está fuera de discusión. “Nosotros ya hemos dicho por activa y por pasiva que no entendemos Nostián sin el Consorcio, ahora y en el futuro”, replicó la concejala. Eso quiere decir que “cuando hablamos de seguir en las mismas condiciones es seguir con el Consorcio”. Estas distintas interpretaciones del contrato enfrenta a empresa y municipio pero Fontán insiste: “Hemos contado con ellos todos años y seguiremos contando”. Y se apoya en un dictamen del departamento jurídico de María Pita.

Pero la propia Fontán reconoce que eso no significa nada. “La ley depende de las interpretaciones, y depende de dónde caigan, por eso quiero ser muy cauta y muy prudente”. La concejala reconoció que una batalla legal con la concesionaria (de lo que hay precedentes) es muy probable: “Esto no va a acabar en un apretón de manos, lamentablemente”.

Comentarios