La concejala de Seguridad Ciudadana descarta el uso de la fuerza para desalojar la Comandancia

El Ayuntamiento celebra hoy en el centro cívico de la Ciudad Vieja una reunión para dar a conocer la gestión participativa de las Naves de Metrosidero, el proyecto con el que pretenden

La concejala de Seguridad Ciudadana descarta el uso de la fuerza para desalojar la Comandancia
 La Comandancia de Obras es, desde noviembre de 2016, el CSO A Insumisa | quitana
La Comandancia de Obras es, desde noviembre de 2016, el CSO A Insumisa | quitana

El Ayuntamiento celebra hoy en el centro cívico de la Ciudad Vieja una reunión para dar a conocer la gestión participativa de las Naves de Metrosidero, el proyecto con el que pretenden aprovechar el casi un millón de euros de Fomento para reformar la Comandancia de Obras. La obra se adjudicó en diciembre y debe comenzar a acometerse en un plazo de seis meses. El problema es que los okupas que convirtieron en noviembre de 2016 las antiguas instalaciones militares en el Centro Social Okupado (CSO) A Insumisa se niegan a abandonarla. Ayer la concejala con responsabilidades en Seguridad Ciudadana, Rocío Fraga, descartó el uso de la fuerza: “Non vamos a preparar ningún tipo de desaloxo que teña que ver coa forza ou con excavar nada, que non é necesario”.

Fraga hizo estas declaraciones ayer, durante la presentación de unos nuevos vehículos para Protección Civil y la Policía Local en María Pita. La concejala de Igualdad recordó que estuvo presente durante el último desalojo organizado por el 092. Fue el 27 de noviembre de 2014, en Elviña, durante el Gobierno de Carlso Negreira. La casa de Álvaro Corral había sido expropiada para construir un viaducto para el Parque Ofimático (que, finalmente, nunca se llevó a cabo) y pese a la fuerte protesta vecinal, así como la resistencia pasiva de los activistas de Stop Desahucios, se realizó el desalojo en menos de tres horas.

Para ello, la Policía Local empleó una pala excavadora para derribar el muro con seto de la propiedad de Corral. Entre los manifestantes que protestaban contra el desalojo se encontraba la misma Fraga: “Descoñezo o que se fixo entón. Estamos falando dun desaloxo doutra corporación e noutra época –comentó para luego rectificar–. Non o descoñezo, porque eu estaba alí.”

A las siete y media de hoy
Fraga parecía muy reacia a decidir el uso de la fuerza. “Non temos unha excavadora”, comentó, para luego añadir vagamente que “xa se valorará”. De momento, el Gobierno local sigue confiando en el diálogo, y la edil recordó que “estes días se están dando pasos con este tema”. A las siete y media de la tarde de hoy se celebra una reunión en el centro cívico de la Ciudad Vieja donde se espera que la concejala de Participación Ciudadana, Claudia Delso, explique a todo el que acuda (okupas incluidos) el sistema de gestión participativa que regirá las Naves de Metrosidero, un proyecto con actividades pensadas para el público joven, tanto deportes como cultura o técnica, similar a la que ofrecen actualmente los okupas de forma gratuita.

En enero ya se celebró otra reunión donde Delso y Xiao Varela, concejal de Regeneración Urbana, habían explicado el proyecto, sin que los okupas –”o usuarios” como se definían ellos– parecieran muy convencidos: de hecho, se manifestaron durante la reunión en el exterior, sosteniendo una enorme pancarta donde podía leerse “A Insumisa non se vende”. El alcalde había señalado hace semanas que no quieren agotar los plazos, pero que siguen buscando una salida dialogada. Xulio Ferreiro opina que en las redes sociales “se escoitan opinións dun lado e doutro”, lo que podría indicar, a su entender, que por lo menos una parte de los okupas estarían dispuestos a llegar a un acuerdo.