domingo 29.03.2020

Comienzan los trabajos para evitar la llegada del picudo rojo a las palmeras

Rocían las plantas con plaguicida para evitar el ataque desde dentro de esta especie de escarabajo

Los técnicos actúan sobre cada una de las palmeras para prevenir la llegada del picudo rojo | javier alborés
Los técnicos actúan sobre cada una de las palmeras para prevenir la llegada del picudo rojo | javier alborés

Las palmeras de los jardines de Méndez Núñez están siendo sometidas desde ayer a un tratamiento para evitar que sean atacadas por el picudo rojo, un escarabajo que daña a esta especie de planta arbórea desde su interior y que si no es detectado a tiempo acaba con los ejemplares.

Los trabajos se desarrollarán a lo largo de esta semana y consisten en rociar a las palmeras con un plaguicida de “baja toxicidad” para prevenirlas de una invasión de este insecto de origen asiático, del que todavía no hay noticias en la ciudad. 

El motivo por el que la actuación se lleve a cabo en esta época del año es que se trata del momento en el que el picudo rojo está más activo por las condiciones de humedad y temperatura, que estimulan tanto su capacidad sexual como su desarrollo.

El tratamiento que se aplicará al palmeral de Méndez Núñez es bastante complicado debido a que el escarabajo se introduce en el tejido vegetal de los ejemplares, por lo que no es suficiente simplemente con fumigar.

Así, la Concejalía de Medio Ambiente contrató los servicios de una empresa especializada que desde ayer ejecuta un tratamiento preventivo fitosanitario para que las palmeras del céntrico jardín no se vean afectadas. Esta intervención provoca que se recomiende a los ciudadanos no acercarse a la zona en la que se está trabajando a pesar de que se esté utilizando un tratamiento con productos de bajo carácter tóxico.

Otras medidas
Esta no es la primera medida que se adopta para proteger el palmeral ya que en julio del año pasado se instalaron sensores en estos árboles para detectar la plaga. La iniciativa envía datos de manera periódica y alerta a los técnicos si se detecta el picudo. 

El sistema se colocó en las palmeras de la Rosaleda, de la Ciudad Vieja y de los jardines de Méndez Núñez. En total, 75 ejemplares que se cuentan entre los de mayor valor patrimonial de la ciudad y que ahora se hallan amenazados de gravedad. 

La actuación encargada por el Gobierno local se produce ante lo que los expertos denominan como una “amenaza real” ya que, por ejemplo, en la provincia de Pontevedra son numerosos los casos de palmeras que no recibieron tratamientos previos y murieron a causa de los ataques del picudo rojo. El palmeral de los jardines de Méndez Núñez tiene más de cien años y los expertos señalan que sus ejemplares pueden alcanzar otro centenar de años por lo menos ya que se trata de especies de gran longevidad en condiciones adecuadas.

Comentarios