domingo 20.10.2019

El comercio y la hostelería critican el éxodo coruñés a otras fiestas

“No hemos tenido fiestas”. Así de tajante se muestra Mariló Fernández, presidenta de la Federación Unión de Comercio Coruñesa (FUCC). Idéntica sensación tiene Antonio Amor, el representante de la zona comercial Obelisco, que reconoce que con buen tiempo la ciudad se llena o no de paseantes.

La Batalla Naval levantó quejas de los vecinos por la nula visibilidad desde algunos puntos	pedro puig
La Batalla Naval levantó quejas de los vecinos por la nula visibilidad desde algunos puntos pedro puig

“No hemos tenido fiestas”. Así de tajante se muestra Mariló Fernández, presidenta de la Federación Unión de Comercio Coruñesa (FUCC). Idéntica sensación tiene Antonio Amor, el representante de la zona comercial Obelisco, que reconoce que con buen tiempo la ciudad se llena o no de paseantes.
El portavoz le achaca el mérito del bullicio al sol y arremete contra el Gobierno local asegurando que los coruñeses escaparon de la oferta festiva programada para irse a otros puntos de la geografía gallega, incluso del área, con más atractivo. Amor señala que el error fue la no continuidad de los platos fuertes. Salteándolos en el calendario es para el comerciante una equivocación porque “lo normal es pachanga seguida”.
Tampoco fue un acierto cortar el abanico de ocio el 28 cuando “seguimos teniendo sol, los chavales están de vacaciones y hay cierto sector del turismo que opta por septiembre”. Añade que no se trata de continuar al mismo ritmo, pero sí de alargar ciertos eventos para que le den cobertura cultural a la ciudad. Lo que para Amor sí tuvo estabilidad fueron las casetas de Méndez Núñez: “Hubo vendedores que estuvieron en la Feria de los Continentes, en Mostrart y acabaron en Made in Galicia”. Por su parte, entiende que las fiestas de agosto “son para los visitantes, es como mostrar la cara al exterior porque los de aquí están de vacaciones, las propias son las del Rosario”. Así que en el momento en que se le da la vuelta a la tortilla, Antonio Amor indica que “parece que la ciudad queda coja”.
Las actuaciones fueron para el comerciante del mismo nivel o menor que “las pachangas de las fiestas del alrededor”. En su opinión, el hecho de organizar la Batalla Naval y terminar con Baute “nos parece una sobrada. Ese día va a haber gente igual así que es quemar un cartucho”. Es por eso que cree que se ha notado menos el ambiente “festivaleiro”.
En este sentido, Mariló Fernández destaca la unión del sector ante lo que para ella estuvo muy centralizado para la hostelería: “El resto del comercio no ha tenido una subida importante”. La razón viene dada, según la representante, por la falta de promoción del cartel: “No se puede dar una semana antes de que empiecen. Es necesario publicitarlo por los demás municipios, que los coruñeses nos sintamos cómodos en casa como para no salir fuera”.
Sin embargo, Mariló coincide con Amor al asegurar que este mes se produjo un éxodo, “al exterior porque hasta en la romería de Santa Margarita se perdieron adeptos. No hubo promoción en tiempo y forma”.
La presidenta de la FUCC afirma que esta conclusión se la están haciendo llegar, pero “la concejalía de Culturas no siempre atiende la llamada de la federación”. En palabras de su portavoz, se ven obligados a hacerlo porque aunque “parece que somos los malos de la película, se nos va nuestro pan en ello, no tenemos sueldo fijo y hay que aportar siempre para que la gente de aquí se quede y la de fuera venga”, explica.

Comentarios