lunes 30/11/20

El comercio turístico duda de que la liberalización de horarios le afecte

El Ejecutivo central anunció ayer, mediante un Decreto Ley de Medidas Urgentes para el Crecimiento, la Competitividad y la Eficiencia, que A Coruña entrará a formar parte del selecto grupo de Zonas de especial afluencia turística. En la práctica esto permitirá liberalizar los horarios del comercio en el entorno más visitado. Mientras el Ayuntamiento ve este nombramiento como algo positivo, el sector asegura que no le afectará en absoluto.

Los cruceros son uno de los parámetros contemplados	susy suárez
Los cruceros son uno de los parámetros contemplados susy suárez

El Ejecutivo central anunció ayer, mediante un Decreto Ley de Medidas Urgentes para el Crecimiento, la Competitividad y la Eficiencia, que A Coruña entrará a formar parte del selecto grupo de Zonas de especial afluencia turística. En la práctica esto permitirá liberalizar los horarios del comercio en el entorno más visitado. Mientras el Ayuntamiento ve este nombramiento como algo positivo, el sector asegura que no le afectará en absoluto.
El Estado incluye la ciudad en su nuevo listado por ser una “población superior a los cien mil habitantes” y contar con una “elevada ocupación hotelera”, en la que alude a los datos de 2013 de pernoctaciones pero también de afluencia de cruceristas. Esas cifras positivas que acompañan a A Coruña hacen que se haya decidido ofrecer “libertad de horario para todas las superficies comerciales” del entorno turístico.
Los límites territoriales del mismo serán algo que tendrán que consensuar el Ayuntamiento y los comerciantes, si bien estos últimos aguardan algún anuncio paralelo que les haga pensar que este cambio legal les aporta algo.
Como gran novedad se vende la opción de abrir los domingos para captar el dinero de los visitantes. Sin embargo, el presidente de la Federación de Comercio de A Coruña, Miguel Agromayor, recuerda que “los negocios de menos de 300 metros cuadrados ya podían abrir ese día de la semana” y en el horario elegido.
“Muchos de los comercios de la Ciudad Vieja y la zona Obelisco ya abren los domingos de julio, agosto y septiembre; incluso lo hacen en los Cantones Village porque están en terrenos portuarios”, comenta el presidente de la Asociación Zona Comercial Obelisco, Antonio Amor. A su parecer, la medida puede tener “un sentido positivo para el aumento del turismo en las otras ciudades pero aquí no es el caso”.
“A lo mejor compensa para vendernos publicitariamente”, razona Agromayor, que no encuentra otra explicación posible. Ni siquiera ven un posible efecto de presión para tener que levantar la persiana los festivos porque, como dice Amor, “hace tiempo que la ley de la oferta y la demanda superó esos temas”. “No supondrá más presión que la llegada de transatlánticos o la celebración de congresos”, insiste y zanja el tema: “No nos afectará ni para caliente ni para frío”.
Ante tal desafección, el presidente de la Federación Unión de Comercio Coruñesa, Adolfo López, se pregunta “qué ventajas o ayudas para organizar actividades tendrá la zona considerada turística”. A la espera de una respuesta a estas preguntas, los tres coinciden en que el meollo debe estar entre el Obelisco y la Ciudad Vieja o, al menos, no extenderse mucho más allá. El temor que subyace a este asunto es que se considere lugar a visitar algún polígono para que abran los centros comerciales. n

Comentarios