sábado 16/1/21

El comercio exigirá un encuentro con el alcalde para reconducir la mala relación

El ecuador del año ha quedado atrás y el pequeño comercio coruñés sigue sin recibir las ayudas municipales de este año ni acabar de cobrar las del pasado ejercicio.

La última reunión entre Ferreiro y la FUCC que trascendió públicamente tuvo lugar en verano de 2016  | aec
La última reunión entre Ferreiro y la FUCC que trascendió públicamente tuvo lugar en verano de 2016 | aec

El ecuador del año ha quedado atrás y el pequeño comercio coruñés sigue sin recibir las ayudas municipales de este año ni acabar de cobrar las del pasado ejercicio. Con muchas incógnitas sobre la mesa tanto por si podrán realizar los proyectos de atracción de los clientes que tenían previstos –y que según pudieron saber esta semana ni siquiera han sido evaluados– como por la falta de concreción de las propuestas del Gobierno local de Marea Atlántica para toda la ciudad, los empresarios tienen claro que exigirán una reunión con el alcalde, Xulio Ferreiro, para intentar aclarar los problemas que se están dando y conocer con qué grado de apoyo consistorial pueden contar de cara al futuro.
Después de cerrar los seis primeros meses del año con una casi nula actividad dinamizadora, la Federación Unión Comercial Coruñesa (FUCC), en la que están agrupadas la mayor parte de las asociaciones de comerciantes de la ciudad, mantuvo una reunión esta misma semana para analizar el contexto en el que viven antes de iniciar la campaña más alta de verano.
En el encuentro se plantearon muchas quejas sobre la gestión municipal para trasladar al Ayuntamiento por lo que gran parte del discurso se centró en la necesidad de mantener un encuentro de trabajo y acercamiento de posturas con el alcalde, Xulio Ferreiro. La idea es dejar unos días de margen para recabar distintas demandas según las zonas e integrarlas en una solicitud común y formal de recepción que se entregará por registro.
El presidente de la FUCC, Adolfo López, indica que la meta es que el regidor pueda recibir tanto a la junta directiva de la federación como a los presidentes de las distintas agrupaciones integradas en el colectivo en una misma sesión porque, además de las demandas comunes, “cada una tiene sus problemáticas”.
“Queremos saber y explicar los inconvenientes, problemas y demás”, afirma el representante de este sector, uno de los que más empleo genera en el municipio, sobre lo ocurrido en los últimos años y que ha ido dificultando las relaciones bilaterales hasta el punto de que ya casi no existen. Cuando las hay es en un marco de tensión notable. “Hay que definir las fórmulas de esa relación o modificarlas porque en estos momentos es casi nula”, incide.

Una tarea pendiente
Una de las gotas que ha colmado el vaso para tomar esta decisión es descubrir que las subvenciones para los proyectos que habían presentado al Consistorio este año ni siquiera han sido estudiadas. A pesar de que por sus palabras en una entrevista en este diario a principios de junio el concejal de Empleo y Economía Social, responsable del departamento de Comercio, Alberto Lema, daba a entender que las ayudas estaban listas para ser entregadas, que solo habría pequeñas modificaciones respecto a ediciones anteriores, y que solo faltaba el trámite de la aprobación en junta de Gobierno, los empresarios han podido saber que no es así.
Esta semana que acaba recibieron la invitación del Ayuntamiento para enviar un representante –que nada tenga que ver con el comercio ni con ninguna de las asociaciones, como se les dijo el año pasado que fue el primero en el que tuvieron representación– para contar con un vocal en la mesa de evaluación de los citados convenios.
“Los proyectos de 2018 no están evaluados y, además, seguimos en total desacuerdo con la fórmula de la concurrencia competitiva porque es negativa, no ayuda a la cohesión ni a nada”, asegura López. En principio intentarán estar en esa mesa aunque son minoría y tampoco se sienten escuchados por los interlocutores oficiales.
Respecto a la concurrencia competitiva estrenada en 2017 se les había prometido que reduciría la burocracia pero nada más lejos de la realidad porque la mayoría de entidades siguen intentando resolver los requerimientos que se les enviaron desde María Pita en relación a los convenios del año pasado.
La FUCC incluso está pendiente de saber si se resolverá por las buenas una solicitud municipal de devolución de dinero (unos 5.000 euros más otros 25.000 que les quedarán sin cobrar) relativa a 2016. Todo este malestar se suma al escaso consumo detectado en el primer semestre de 2018, que incluso hizo adelantar las rebajas aún más, y a que el Ayuntamiento había asegurado que las ayudas para iniciativas de dinamización y atracción llegarían mucho antes que en ejercicios previos porque el presupuesto municipal había salido adelante ya en febrero.

Sin entendimiento
Pero no solo este cúmulo de problemas con las subvenciones les lleva a querer encontrarse cara a cara con Ferreiro. Se quejan de que no saben nada de la segunda fase de la campaña municipal de vales de compra que está preparada “para octubre o noviembre”. Curiosamente no se les ha consultado a pesar de que en la primera tanda el área de Comercio erró en varias cuestiones de las bases, dando lugar a situaciones irregulares.
En ese caso, sí se llamó a los comerciantes solo para buscar la solución pero no llegaron a saber si se abonaron las cantidades a los consumidores. Según un documento al que tuvo acceso este diario varios de los grandes premios fueron a parar a las mismas personas porque no se limitó el número de veces en las que uno podía ser beneficiario.
Por otra parte, también se quejan del calendario de mercadillos urbanos planteado desde el Ayuntamiento. “Nosotros habíamos pedido celebrar seis en primavera y seis después del verano y solo se celebró uno en Riazor y parece que al final serán seis en total”, comenta López.
Sin embargo, piensan que “ya que funcionaban hacía que invertir ahí pero cuando les decimos algo parece que no conocemos mejor el sector que el Ayuntamiento”. Habrá que esperar a que sumen todas las ideas para presentar la solicitud de encuentro antes de final de mes a fin de que el alcalde los reciba pronto para salvar los balances del último cuatrimestre del año en el pequeño comercio.

Comentarios