sábado 16/1/21

El comercio de la Ciudad Vieja demanda un consorcio para rehabilitar el barrio

Las reivindicaciones de los empresarios para 2017 son muchas pero quizá una de las más destacadas por su trasfondo es la de la Asociación de Comerciantes de la Ciudad Vieja (Aceca).

Un número importante de edificios está protegido contra la caída de cascotes	patricia g. fraga
Un número importante de edificios está protegido contra la caída de cascotes patricia g. fraga

Las reivindicaciones de los empresarios para 2017 son muchas pero quizá una de las más destacadas por su trasfondo es la de la Asociación de Comerciantes de la Ciudad Vieja (Aceca). El colectivo insta al Ayuntamiento a crear un consorcio de rehabilitación que trabaje para reformar los edificios en mal estado del barrio y mejorar todo tipo de servicios que ven muy anticuados.
El presidente de la Asociación de Comerciantes de la Ciudad Vieja, Adolfo López, lo tiene muy claro cuando se le pregunta cuál sería la prioridad para el casco histórico en el ejercicio que acaba de comenzar. “Pediremos que se cree un consorcio de rehabilitación porque sería la solución definitiva para una zona muy dañada”.
López asegura que esta institución tendría la capacidad de controlar lo que se hace a nivel de recuperación en el barrio evitando malas prácticas. De hecho, como ya advierten desde hace años, hay vecinos con movilidad reducida que apenas salen de casa por falta de ascensores o rampas.
Si bien es cierto que en los últimos años se efectuaron algunas obras, otro de los problemas que detectan es el deterioro paulatino de muchos inmuebles. No son pocos los que aguantan con puntales o, incluso, están vallados o tapados por andamios o redes.
En el pasado mes de septiembre –cuando apareció una jeringuilla en la plaza de Azcárraga y los padres elevaron la voz–, el representante aseguraba que algunas propiedades incluso albergan okupas.

Elegir prioridades
Proponía incluso la expropiación por descuido a los dueños como una posible solución a esta lacra. Sin embargo, eso no implicaría la actuación para recuperar cada edificio en cuestión. Sí lo controlaría e impulsaría, de algún modo el deseado consorcio, que a su juicio debería estar dotado de fondos para ir realizando trabajos de mejora de la zona.
“La entidad vería cuáles son los problemas e iría resolviéndolos con el tiempo; poco a poco iría haciendo cosas según su urgencia”, indica. Se refiere, en gran parte, al tema inmobiliario, pero también a las infraestructuras compartidas por vecinos y empresarios que necesitan un cambio.
Aceca recuerda que existen “varios problemas” que cada año que pasa se hacen más sangrantes como es el caso del “alumbrado deficiente” en todo el núcleo o “las calles sin arreglar”, por no hablar de algunas canalizaciones viejas de agua, gas o internet.
Dentro de esa propuesta al Consistorio pone facilidades. “Se podría copiar el que existe en Vigo o el de Santiago y que funcionan bien”, zanja López.

Comentarios