martes 19/1/21

El comercio del centro no logra incrementar las ventas a pesar de la gran afluencia de turistas

El impulso del turismo que se ha notado desde julio en los hospedajes de A Coruña no ha tenido el mismo efecto positivo en las cuentas de resultados del comercio del centro.

Zonas como la calle Real se llenan de gente pero no de bolsas | quintana
Zonas como la calle Real se llenan de gente pero no de bolsas | quintana

El impulso del turismo que se ha notado desde julio en los hospedajes de A Coruña no ha tenido el mismo efecto positivo en las cuentas de resultados del comercio del centro. En lo que va de verano el sector no ha podido aumentar sus ventas a pesar de reconocer que la ciudad está llena de gente desde hace semanas. En la hostelería, desde una percepción externa, parece que el gasto va al menos un poco mejor. 
Cuando los turistas arriban a la ciudad son los comerciantes del centro los que suelen resultar más beneficiarios pero la tradición parece estar yendo a menos en los últimos años. Sobre todo este verano en el que el presidente de la Asociación de Comerciantes de la Ciudad Vieja (Aceca), Adolfo López, afirma que durante el mes pasado se vendió “hasta algo menos que el año pasado”. “Julio no fue especialmente bueno”, insistió, dejando al margen la semana de la Feira das Marabillas, cuando si notaron la afluencia de público en los negocios del casco histórico. 
“Parece que hay gente pero esta no acaba de ir con alegría a comprar porque no se ven bolsas por la calle”, añade. En esta idea coincide su homólogo en la Asociación Zona Comercial Obelisco, Antonio Amor, que por lo que ha hablado con los socios reconoce que hay “gente descontenta” con los resultados del mes pasado y pocas esperanzas para agosto. 
“Hay mucha pregunta de los posibles clientes pero poco gasto; la ciudad está llena de gente pero o es de menor poder adquisitivo que otros años o no viene con la idea de gastar”, reflexiona Amor. 
Otra de sus teorías es que el público haya reservado más fondos “para la hostelería y menos para esos detalles o regalos”. Por su parte, los hosteleros afirman que aún no tienen datos para hacer balance de la mitad de la época estival, pero lo cierto es que a priori parece que las terrazas y los locales se van llenando cuando hace buen tiempo. Lo que se desconoce es si esos clientes realizan varias consumiciones o pasan la tarde ocupando el sitio con un solo pedido. 
Aún en el caso de la opción más beneficiosa, la reducción del espacio en la calle para el mobiliario por el “chinchetazo” del Gobierno local afectará bastante a muchas cajas registradoras. l

Comentarios