Martes 26.03.2019

El comercio acusa a la Marea de provocar una “relación frustrante” que impidió impulsar el sector en este mandato

Lamenta la falta de entendimiento, que no se hayan escuchado sus ideas y las trabas con las ayudas

La FUCC ya hizo un estudio junto a ATA en el que cifró los cierres del último decenio en unos 800 | patricia g. fraga
La FUCC ya hizo un estudio junto a ATA en el que cifró los cierres del último decenio en unos 800 | patricia g. fraga

Los cierres indiscriminados del comercio de proximidad en A Coruña son una gran preocupación para la Federación Unión Comercial Coruñesa (FUCC) pero desde el colectivo entienden que la problemática va más allá y que tiene que ver con que los gobiernos locales no tienen en cuenta sus propuestas para impulsar la supervivencia de los establecimientos. La plataforma, que agrupa al 98% del tejido asociativo de este ámbito en el municipio, acusó ayer al Ejecutivo local de la Marea y en concreto a la Concejalía de Empleo y Economía Social de haber generado una “relación frustrante, negativa y, en algún caso, rayando el esperpento” entre ambas partes, obviando las ideas de los empresarios.

Como continuación al informe elaborado por la Asociación de Trabajadores Autónomos de Galicia (ATA) y la FUCC en el que se reveló que en el último decenio cerraron 800 establecimientos pequeños en la localidad, esta última entidad hizo público su malestar con el actual Gobierno local a través de un comunicado oficial. Además de poner por escrito sus solicitudes a los partidos antes de las elecciones municipales, los miembros de la FUCC quisieron dejar claro que su relación con el área municipal “en teoría más próxima” ha sido frustrante. 

“Casi la totalidad de las propuestas realizadas en estos cuatro años se han desvirtuado”, denunciaron a pesar de que el concejal del ramo, Alberto Lema, defendiera este jueves en un debate algunas de las medidas llevadas a cabo. De hecho, algunas fueron puestas en tela de juicio por los empresarios tales como “el cambio de los convenios a concurrencia, la disminución de las subvenciones a esta federación...” o los problemas que se han topado diversas asociaciones para ir cobrando las ayudas para acciones de impulso del consumo. 

Cerca del más afín
De lo que se ha hecho, el colectivo cree que “en algunos casos ha tenido efectos negativos para la actividad comercial” y afea que en distintas ocasiones se les considerase “el enemigo” desde María Pita. “No hubo una relación de confianza entre el área de comercio del Gobierno municipal y la FUCC”, resumieron.


También criticaron la falta de atención del alcalde, Xulio Ferreiro, cuando le pidieron que mediara en un conflicto entre el departamento de Lema y la federación sobre el pago de una subvención. 


Ante estas problemáticas vividas, y de cara a la inclusión de ideas en los programas electorales, la agrupación advierte de que estará más próxima “de todo aquel que haga suyas nuestras filosofías en defensa de la actividad comercial de proximidad”.  En este sentido, recordaron que es la administración local “quien puede y debe hacer más por la actividad comercial de barrio”.

Comentarios