jueves 22/10/20

Los comerciantes de Os Mallos piden responsabilidad con las restricciones

Creen que todavía hay gente que no se toma en serio la pandemia y hacen caso omiso de las medidas
La calle de Ángel Senra, en Os Mallos, es una de las que más locales de hostelería con terraza alberga | Pedro puig
La calle de Ángel Senra, en Os Mallos, es una de las que más locales de hostelería con terraza alberga | Pedro puig

El pasado miércoles, la Xunta ampliaba otros siete días más las restricciones sanitarias en algunos barrios de la ciudad como Os Mallos, O Ventorrillo o el Agra del Orzán. Tras la noticia, desde la asociación de comerciantes Distrito Mallos apelaban a una mayor responsabilidad vecinal y a poner “el palo” si la situación “está tan mal como dicen”, con medidas más severas.

El presidente de la entidad, José Salgado, lamentaba la situación que se vive, con aforos reducidos en los comercios y hostelería del barrio, ya que está afectando económicamente “y no a pocos locales, precisamente”.

“Lo que le pediríamos a la gente es un poco más de responsabilidad porque da la sensación de que hay grupos de personas que no se lo están tomando muy en serio”, comenta Salgado, “esto nos afecta a todos”, añade.

Resume que por la calle se sigue viendo gente que camina sin mascarilla, personas “sentadas o tomando algo”, sin respetar medidas de distancia o protección, “y claro, eso no nos ayuda nada”.

Añade que esa falta de responsabilidad individual choca de frente con las medidas restrictivas, que afectan principalmente al comercio, “parece que somos el comodín”.

Apunta a que esta carencia de empatía se podría solucionar con mayor presencia policía, “si la gente ve uniformes, se retraen, porque puede suponer una multa”, y pone como ejemplo calles como la de Ángel Senra, en las que dice ver gente sin mascarilla, salvo en los escasos momentos en los que los agentes se dejan ver.

Movilidad 
Que las medidas restrictivas afecten sobre todo al pequeño comercio puede poner en riesgo la economía de la ciudad, tal y como advierte el presidente de la Federación Unión Comercial Coruñesa (FUCC), José Luis Boado.

“Poner restricciones en determinados barrios nos parece que no está bien, pensamos que las restricciones que se están haciendo, muchas veces no se corresponden con los resultados que se obtienen”, apunta. Boado considera que no es comprensible que se “cierre” o limiten los comercios o locales de hostelería de un barrio, “porque el que quiere va a ir al de al lado, y terminaremos cerrando también los locales del barrio de al lado”. Por tanto, considera que igual las medidas deberían ser en el ámbito de la movilidad.

Comentarios