miércoles 30/9/20

Los comerciantes del barrio de Os Mallos denuncian una oleada de robos y piden más seguridad

El último caso fue el de una pequeña tienda de alimentación, que amaneció con la puerta forzada
La tienda de alimentación mostraba ayer las señales del robo | quintana
La tienda de alimentación mostraba ayer las señales del robo | quintana

Una pequeña tienda de alimentación en el cruce de la calle de Europa con Filipinas, cerca de la avenida de A Sardiñeira, sufrió ayer un robo con allanamiento durante la madrugada. El local apareció con la puerta reventada y la dueña descubrió al revisarlo todo que habían desaparecido varias botellas de licor. Se trata de un delito muy corriente (en A Coruña se produce más de un robo con fuerza al día, según las estadísticas del Ministerio de Interior), pero desde la asociación de comerciantes Distrito Mallos aseguran que la situación es preocupante. “La gente está nerviosa”, insiste su presidente, José Salgado. Y se plantean tomar alguna medida, como una recogida de firmas pidiendo más seguridad al Ayuntamiento.

Porque el de la tienda de alimentación no es un caso aislado. Poco antes había tenido lugar un robo en una peluquería, justo al lado, en la calle de Europa. De allí se llevaron cremas, así que los comerciantes sospechan que los  ladrones solo se hacen con artículos fáciles de revender.

7 CASOS
de robos conoce la asociación Distrito Os Mallos, pero mantienen que son todavía más los que no llegan a ser denunciados

Según Salgado, no solo se trata de robos con fuerza. También han tenido que padecer numerosos hurtos en los últimos tiempos y que ya hace tres meses que vienen soportando lo que consideran como una ola de inseguridad. “Que nosotros sepamos, hay media docena de casos, pero sobre todo hurtos tiene que haber muchos más porque la gente ni siquiera los denuncia”, se lamenta el portavoz del sector.

Muchos pequeños empresarios prefieren afrontar la pérdida del robo y seguir adelante antes de tener que cerrar su local para presentar una denuncia en la comisaría de la Policía Nacional, lo que les haría perder aún más dinero que el mismo robo.

1,2 DELITOS
de robo con fuerza se producen diariamente en la ciudad, según las últimas estadísticas proporcionadas por el Ministerio de Interior

Por supuesto, los comerciantes solicitan más presencia también a la Policía Nacional. “Lo que ellos nos dicen es que ya hay gente de paisano, pero a nosotros un coche patrulla nos tranquiliza mucho. Aunque a la semana de cogerlos los delincuentes están fuera”, señala José Salgado. En ese sentido, hay que señalar que la mayor parte de los delincuentes que se dedicaban a esta clase de robos en la ciudad son reincidentes, con un abultado historial de varias docenas de casos.

En otras zonas

Por otro lado, el representante de los comerciantes en Os Mallos reconoce que no son una excepción. Cada año, la Policía Nacional celebra una reunión en la comisaría de Lonzas a la que acuden los presidentes de las asociaciones de vecinos y comerciantes: “Cuando te levantas para medir más presencia policial, saltan todos los de las otras zonas”.

En realidad, todos los barrios de la ciudad sufren esta lacra, en mayor o menor medida. A principios de enero la Policía Nacional detuvo a una pareja de ladrones que se habían dedicado a robar en los locales de hostelería de Fernando Macías durante varias semanas.

Más recientemente, el barrio de Agra do Orzán también sufrió un robo de una lavandería automática a plena luz del día, y que se frustró porque uno de los testigos del delito persiguió y alcanzó al sospechoso cuando ya se encontraba en la ronda de Outeiro, a punto de tomar un taxi.

Comentarios