sábado 19/9/20

Una colisión en la plaza de Ourense obliga a cerrar el túnel de La Marina

Una colisión en la plaza de Ourense, uno de los más importantes nudos circulatorios en la ciudad, dejó dos heridos leves y produjo un colapso que duró casi una hora.

La Policía Local tardó menos de una hora en conseguir que el tráfico regresara a la normalidad | javier alborés
La Policía Local tardó menos de una hora en conseguir que el tráfico regresara a la normalidad | javier alborés

Una colisión en la plaza de Ourense, uno de los más importantes nudos circulatorios en la ciudad, dejó dos heridos leves y produjo un colapso que duró casi una hora. El suceso tuvo lugar en el peor momento posible, en plena hora punta, cuando miles de vehículos abandonaban la ciudad camino del área metropolitana, así que el embotellamiento fue prácticamente instantáneo. La Policía Local se vio obligada a cortar el túnel de La Marina para evitar que más vehículos se sumaran a los que se encontraban detenidos frente a la Delegación de Gobierno.
Según Atestados de la Policía Local, la colisión se produjo cuando uno de los vehículos se saltó un semáforo en rojo: uno de ellos circulaba por Sánchez Bregua y el otro, por Linares Rivas e iba a tomar el desvío a la plaza de Lugo por la calle de Picavía. El choque produjo daños en la carrocería de los vehículos, que derramaron aceites sobre la calzada, y lesionó a ambos conductores.
Una de ellos era una mujer de cerca de 48 años, de iniciales S.G.A.A, según la Unidad de Atestados de la Policía Local. La víctima fue traslada al Hospital San Rafael por una ambulancia del 061. Igualmente, los servicios de Urgencias Médicas tuvieron que trasladar al otro conductor implicado, un varón de iniciales J.L.V.C., que fue ingresado en el Quirón. Los dos vehículos habían quedado justo en medio del cruce, de manera que el tráfico se paralizó inmediatamente, obligando a la Policía Local a tomar medidas.
Desvíos
Al lugar de los hechos acudieron inmediatamente varios agentes para gestionar el tráfico, pero pronto fue evidente que no bastaría para evitar el colapso, puesto que no cesaban de salir coches de la boca del túnel de la Marina en dirección a Alfonso Molina. A las dos y media se decidió el cierre del túnel de La Marina obligando a los conductores a desviarse por el Paseo Marítimo al llegar a la plaza de Atochas o, en el caso del túnel de O Parrote, a volver por donde habían venido.
Por otro lado, en Alfonso Molina también se acumulaban los coches en sentido entrada a la ciudad. La Policía Local calcula que la cola de vehículos detenidos debía llegar a la altura del Fernando Wirtz. Mientras tanto, la grúa se afanaba por retirar de la calzada los vehículos siniestrados, uno de ellos una camioneta, que obstaculizaban varios carriles. Poco después, los policías locales pudieron dar salida a los coches atrapados en Sánchez Bregua o Linares Rivas. Cuando la situación volvió a quedar bajo control, se reabrió el túnel de La Marina, que ya estaba vacío. Faltaban cuatro minutos para las tres de la tarde. l

Comentarios