sábado 26/9/20

La Cocina Económica prevé unos “meses movidos” y no descarta que sigan aumentando las personas usuarias

Los responsables de la entidad aseguran que el coronavirus duplicó el número de demandantes
El miércoles se sirvieron 310 menús en el comedor | patricia g. Fraga
El miércoles se sirvieron 310 menús en el comedor | patricia g. Fraga

La desescalada no se percibe de la misma manera en todos los ámbitos y, en el de la asistencia y los servicios sociales, la actividad se mantiene en niveles casi idénticos que hace unas semanas, como confirman desde la Cocina Económica de A Coruña. “Hay una tendencia a la baja en cuanto a usuarios, pero de momento el descenso en la demanda no es importante”, comenta su administrador, Óscar Castro. 

En este sentido, los números son incontestables, y si antes de que se decretase el estado de alarma eran unos doscientos los usuarios del comedor, el miércoles se sirvieron 310 menús después de varias semanas de incremento paulatino, coincidiendo con la crisis del Covid-19.

En cuanto a los repartos, las cifras registradas durante la alarma son aplastantes al pasar de doscientas familias usuarias al inicio a casi 500. “Son familias derivadas de Servicios Sociales y, de ese medio millar, unas 450 han sido usuarios constantes”, explica Castro. En estas semanas se hicieron veintidós repartos, unas 75 toneladas de alimentos.

En este caso sí han descendido, pero desde la entidad insisten en que eso non significa que haya descendido la necesidad, sino que algunas familias volvieron a otros sistemas, como el de entrega de víveres para preparar ellos en  casa, y que en este momento se dan también otros factores, como que “estamos aún a principios de mes, y todo eso se nota en la Cocina Económica”.

Previsión
Las previsiones de cara al verano apuestan por una aumento de la demanda, pero en parte es algo que dependerá de si se confirma o no la renta mínima vital pero que, en cualquier caso, “serán unos meses movidos”.

En la misma línea, Castro destaca que el Consello de la Xunta aprobará hoy la puesta en marcha de una tarjeta monedero para que las familias vulnerables puedan comprar alimentos que estará dotada con entre un mínimo de 450 y un máximo de 900 euros, según la carga familiar, y que podrá recargarse durante los tres próximos meses, y que les anunció ayer la Xunta por videoconferencia a entidades sociales de toda Galicia.

Respecto al perfil del usuario actual, desde la entidad aseguran que no existe porque el abanico es enorme, desde personas que han ido al ERTE a otros procedentes de la economía sumergida.

Comentarios