sábado 16/1/21

La cocaína es ya la droga que más consumen los conductores coruñeses

En por lo menos una ocasión, al infractor se le descubrieron cuatro sustancias ilegales diferentes en el organismo
Agentes de la Policía Local, durante un control antidroga en la ronda de Outeiro | quintana
Agentes de la Policía Local, durante un control antidroga en la ronda de Outeiro | quintana

Estos días, la Policía Local está realizando controles antidroga aleatorios por la ciudad. Porque, si lo de no consumir alcohol al volante es una batalla por librar, otro tanto pasa con los estupefacientes. El año pasado, las cifras arrojaron un resultado muy parecido al de 2018, en torno a 150 positivos, así que no ha habido ningún avance en ese sentido. Por otro lado, los datos de la Policía Local prueban que la cocaína es la droga más consumida por los conductores coruñeses, aunque es el hachís la sustancia más consumida por la población en general.  

De hecho, los positivos de cocaína superan el 50% de los drogotest empleados por la Policía Local y cerca del 50%, dieron positivo en tetrahidrocannabinol (THC), el componente activo del hachís, tanto en accidentes como en pruebas realizadas a raíz de un accidente de tráfico. El hecho de que ambas sustancias tengan una incidencia muy elevada, se explica porque es bastante corriente que un infractor haya consumido más de una sustancia ilegal. Es decir que consume THC y cocaína en poco tiempo. Durante el año pasado, se detectó por lo menos un caso en el que un sujeto había consumido hasta cuatro sustancias distintas, y varios casos de positivo en tres.

Margen de incertidumbre

En descargo de los infractores, se puede alegar que los drogotest que emplea la Policía Local pueden detectar la sustancia días después de que haya sido consumida y de que dejen de ser percibidos sus efectos. Además, la metadona también da positivo en opiáceos, y además suele ir acompañada de recetas de antidepresivos y ansiolíticos, lo cual quiere decir que dará positivo en varias sustancias. “Pero se discrimina si el sujeto ha tomado medicamentos, así que, aunque hay un margen de incertidumbre o error, no es lo habitual”, señalan fuentes policiales.  

Las multas que prevé la normativa  suponen mil euros  y la retirada de seis puntos del carné de conducir

Por otro lado, un drogotest es mucho más caro que un test de alcoholemia (25 euros frente a unos pocos céntimos que cuesta una boquilla), así que muchas veces, se hace primero el de alcoholemia. Pero los de estas semanas son controles específicos de drogas que están arrojando unos resultados que ejemplifican hasta qué punto los conductores coruñeses consumen estupefacientes. Por ejemplo: un hombre de 27 años dio positivo en cannabis y anfetaminas en un control en la avenida de Arteixo este lunes, otro conductor de 42 años dio positivo en cocaína y THC en la avenida de Hércules y otro de 41 años en la calle San Andrés, por THC. El 10 de enero, a las once y media del mañana en el Paseo Marítimo, otro conductor dio positivo en THC y metanfetamina y otros dos, ya por la tarde, en San Roque de Afuera, en THC. A todos se les multó con mil euros y la retirada de seis puntos.

Comentarios