jueves 18.07.2019

El Club del Mar presenta un plan para reducir el talud de bajada a la playa y mejorar la movilidad

La entidad, que tiene un amplio paquete de medidas, pide a las administraciones una inversión de 2,6 millones de euros

Imagen del estado actual y de la recreación en la zona | mónica arcay/cedida
Imagen del estado actual y de la recreación en la zona | mónica arcay/cedida

El Club del Mar de San Amaro quiere dar un paso adelante en la mejora de sus instalaciones, del acceso a la playa y de los servicios y zonas de ocio de las que disponen los vecinos de Adormideras. Para ello, la junta directiva actual ha propuesto a las instituciones y los grupos políticos una inversión de 2,6 millones de euros para reducir el talud de la calle de acceso al barrio, creando una mayor continuidad desde el arenal y facilitando el acceso de los usuarios que ahora tienen que enfrentarse a un gran trecho de escaleras o a una cuesta. En paralelo a esta propuesta de actuación, la institución pretende construir dos nuevos edificios y modernizar otras de sus instalaciones, así como ceder la sede primigenia (en plena arena) para crear un Aula del Mar. 

Un año después del cambio de junta directiva, el Club del Mar de San Amaro cuenta con un ambicioso plan director en el que se incluyen cambios en el complejo pero también en el aspecto exterior de la zona, una medida para la que ya han presentado un proyecto ante la Xunta, la Diputación y el Ayuntamiento, así como a todos los grupos políticos con la intención de que estos incluyan la idea en sus programas de cara a las elecciones municipales dado que todos lo vieron viable. 


El presidente de la entidad, Ángel Garmendia, explicó ayer que la iniciativa pasa por “suavizar la bajada a Adormideras salvando el talud” acometiendo un movimiento de tierras para que la pendiente sea menos pronunciada. Así se crearía “una doble visión de la playa marina y una playa de césped”. Entiende que urbanizando la zona se podría “recuperar un espacio perdido e infrautilizado” tanto para los usuarios del club y del arenal, como para el disfrute de los vecinos de Adormideras y Monte Alto. 


La estimación presupuestaria de la idea que han tenido es de 2.600.000 euros, a pagar entre distintas administraciones. En compensación por la cesión de una parte de su terreno para hacer esta actuación, solicitarían un pequeño espacio del solar para crear un edificio de usos múltiples (que aún no tiene adjudicada inversión) propio, que a su vez daría acceso público a todo el mundo a través de un ascensor. 

Completar la red museística
De esta manera se evitarían las subidas y bajadas por unas largas escaleras en las que la falta de luz ya ha demostrado en varios ocasiones que pueden ser un foco de inseguridad ciudadana. A nivel de uso global de la ciudadanía, Garmendia explicó que también querrían ceder el edificio del antiguo club (en la playa) para crear un Aula del Mar de gestión pública. 
Entiende que ahí podrían tener cabida actividades vinculadas a los deportes náuticos o la pesca como oficio, entre otras opciones, que vendrían a complementar a la red de museos de la ciudad. Como ellos no pueden afrontar el enorme gasto que supondría, pretenden ejercer como “elemento vertebrador y dinamizador” de la iniciativa. 

Actuaciones en el complejo
En lo que se refiere al propio recinto ocupado por la institución, se ha pensado construir otro edificio de una sola planta donde ahora hay un pequeño jardín y se colocan las barcas. La meta ahí es habilitar unas pistas de pádel y el gasto sería a cargo de fondos propios (al igual que el otro edificio de usos múltiples).


Asimismo, está previsto buscar ayudas y utilizar dinero del club para cerrar una terraza que da a las piscinas, de modo que se puedan instalar máquinas para hacer ejercicio. En el paquete de medidas también se incluye generar una cubierta en la piscina exterior de hidromasaje.

Comentarios