lunes 26/10/20

La ciudad vuelve a respirar cultura tras seis meses de encierro

Con todas las precauciones necesarias para evitar contagios, el arte y la cultura se abren paso en las calles de A Coruña. Las primeras citas de la agenda dieron el pistoletazo de salida desde la plazas de Lugo y As Conchiñas a un plan que se alargará dos meses
Ramiro Neira representó “Feirantes” en la plaza de Lugo, una de las primeras citas del otoño cultural | Pedro Puig
Ramiro Neira representó “Feirantes” en la plaza de Lugo, una de las primeras citas del otoño cultural | Pedro Puig

Tras seis meses de “silencio” por el coronavirus, la cultura volvió a “vocear” en las calles de A Coruña. Los coruñeses tenían sed de cultura y los artistas necesidad de abrirse camino en medio de las complicaciones que impone el Covid-19. Ni el otoño, instalado en la ciudad desde hace unos días, quiso perderse las primeras citas incluidas en el calendario con el que el Ayuntamiento de A Coruña, a través del Presco (Plan de Reactivación Económica, Social y Cultural) quiere animar a la ciudadanía a salir con responsabilidad y estimular la actividad en los espacios públicos, con lo que eso implica para los sectores del comercio y la hostelería, especialmente castigados por la crisis sanitaria del SARS-Cov-2. 

Las primeras actuaciones se desarrollaron en las plazas de Lugo y As Conchiñas, pero todos los barrios contarán con, al menos, tres números de una agenda que se extenderá hasta el 29 de noviembre, con música, teatro, cuentacuentos, magia, humor y danza inundando más de una treintena de plazas de A Coruña. 

Más de un centenar de espectáculos que recorrerán la ciudad con un doble reto: colaborar con los sectores más castigados y volver a respirar cultura y arte tras semanas de encierro obligado, de silencio, desde que a mediados de marzo se decretó el estado de alarma en toda España.

Ramiro Neira representó en la plaza de Lugo “Feirantes”, un espectáculo de narración oral para público juvenil donde se mezclan dos épocas, dos momentos distintos, el pasado y el presente en el que aparece un cómico condenado a viajar en el tiempo,  a reaparecer en cualquier mercado, en cualquier momento, para volver a representar su repertorio de historias vividas creando una relación de necesidad con ese ser anónimo que permanece sentado en la calle: el público que se acercó hasta la plaza de Lugo. 

A Coruña fue la primera ciudad de Galicia en aprobar un plan para dar respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la crisis sanitaria, aprobando el Presco  por unanimidad para, en la medida de lo posible, tratar de asistir a los sectores y los ciudadanos.

Comentarios