domingo 29/11/20

La ciudad cuenta con 373 inmuebles en estado de ruina, un 17% menos que hace tres años

Las zonas que más edificios engloban en esta situación son A Gaiteira, Os Castros, Monelos, Eirís y As Xubias
Uno de los edificios que se encuentran en ruinas en el barrio de Eirís | pedro puig
Uno de los edificios que se encuentran en ruinas en el barrio de Eirís | pedro puig

La ciudad cuenta en la actualidad con 373 edificios en situación de ruina, una cantidad un 17% inferior a la que había hace tres años, cuando se realizó el estudio anterior.

En 2016 se realizó un contrato de servicio con el arquitecto Luis Felipe Souto Mariñas, lo que facilitó disponer de una relación detallada de 452 inmuebles que se encontraban en esa situación. Ahora se está terminando de elaborar una relación similar que fue encomendada al mismo técnico con el objetivo de actualizar esa información.

La entrega de esta nueva versión está pendiente, algo que sucederá en las próximas semanas cuando esté lista la versión definitiva. Con todo, el departamento de Urbanismo ya cuenta con datos preliminares que señalan que son 373 los edificios en esta situación.

El estudio revela cuáles son las zonas de la ciudad en las que existen más inmuebles en este estado. A Gaiteira, Os Castros, Monelos, Eirís y As Xubias engloban a 122 edificios en ruina, una cantidad que supera a los 106 que se reparten entre Monte Alto, As Atochas, Ciudad Vieja y Pescadería. Estas dos grandes áreas de la ciudad acumulan más de la mitad de los inmuebles en situación de ruina según este estudio.

Prácticamente ninguna zona de A Coruña escapa a esta situación, aunque en otras partes la cantidad de inmuebles en ruina no es tan destacada. Por ejemplo, el Ensanche, A Falperra, Juan Flórez, Sagrada Familia, Os Mallos, A Sardiñeira y Cuatro Caminos suman 45, cinco más que los existentes en A Silva, Cances, A Moura, San José y Nostián, núcleos de carácter rural en su mayor parte.

Además, otros 33 se distribuyen entre Ciudad Jardín, San Roque de Afuera, Labañou, Ciudad Escolar, Agra del Orzán y Visma; y los otros 27 se encuentran en A Grela, O Birloque, Martinete, Elviña, A Zapateira, Palavea y Río de Quintas.

Los inmuebles en estado de abandono vinculados a uso residencial “engloban diferentes situaciones administrativas de declaración o incoación de ruinas, expedientes de reparación de deficiencias o mero abandono”, explican fuentes municipales.

Una vez declarada administrativamente la situación de ruina de una vivienda se da lugar a la tramitación del pertinente procedimiento de declaración de ruina, que se puede incoar de oficio o a instancia de parte.

“Esta administración está incoando y tramitando procedimientos de declaración de ruina tanto de oficio como a instancia de parte, que finalizan en órdenes de demolición o de rehabilitación, según el caso”, aseguran las mismas fuentes. Las de oficio pueden ser el resultado de inspecciones municipales o situaciones procedentes de expedientes de deficiencias, entre otras.

Si los propietarios incumplen las órdenes de demolición o rehabilitación derivadas de una declaración de ruina, el Gobierno local tiene capacidad para imponer multas coercitivas y la ejecución subsidiaria.

Además, la normativa permite a la Administración, en casos de incumplimiento de las obligaciones de conservación de los inmuebles, aplicar otras medidas entre las que se encuentran “la expropiación forzosa, venta forzosa y la sustitución forzosa, cuando por el propio Ayuntamiento se declare mediante resolución expresa el incumplimiento de esas obligaciones”.

Comentarios