viernes 4/12/20

La circulación y el estacionamiento en la Ciudad Vieja están fuera de control

Los vecinos de la Ciudad Vieja lamentan que el Gobierno local tenga completamente abandonado el control de la circulación en esta zona así como el estacionamiento, que solo está permitido para residentes aunque esto no se cumple en la actualidad

El entorno de la plaza de Azcárraga es uno de los puntos más conflictivos para el aparcamiento dentro de los límites de la Ciudad Vieja | pedro puig
El entorno de la plaza de Azcárraga es uno de los puntos más conflictivos para el aparcamiento dentro de los límites de la Ciudad Vieja | pedro puig

Los vecinos de la Ciudad Vieja lamentan que el Gobierno local tenga completamente abandonado el control de la circulación en esta zona así como el estacionamiento, que solo está permitido para residentes aunque esto no se cumple en la actualidad. Además, muestran su malestar porque no se haya dado ningún paso para acometer la segunda fase de peatonalización del barrio.

Actualmente solo los vehículos de los residentes en la zona y con la correspondiente tarjeta que les acredita para ello pueden estacionar en las calles del barrio, aunque desde la llegada de la Marea Atlántica la situación está lejos de ser la normal.

“Sobre todo el fin de semana hay coches aparcados que no son residentes ni nada”, explica Pedro Roque, presidente de la agrupación vecinal, quien reconoce que esta situación se repite también durante los días laborales y considera que “no hay ningún control” por parte del Gobierno local.
Sin embargo, este incumplimiento no es el único que se repite un día tras otro. “Desde las once está prohibido el acceso a vehículos de carga y descarga, pero están circulando todo el día”, detalla Roque, quien señala que a veces se producen situaciones de riesgo porque “tampoco hay ningún tipo de control sobre ello”.

Además, detalla que muchos de ellos acceden al casco antiguo a través de Puerta Real fuera del horario establecido y explica que “el tráfico pesado de furgonetas está causando el deterioro del pavimento” en algunas zonas.

Desde la asociación de vecinos enviaron sus quejas al Consistorio, pero no fueron tenidas en cuenta. “Se ha hablado con el Ayuntamiento y con la policía, pero no hay ninguna medida ni noticias de que se tomasen cartas en el asunto”, sentencia.

Sigue la espera
Este descontrol en torno a los vehículos en la Ciudad Vieja se une a otra situación que los vecinos vienen reclamando desde hace tiempo como es la segunda fase de la peatonalización del barrio, en la que se eliminará por completo la circulación y el estacionamiento de vehículos, dejando todo el espacio libre para el uso de los peatones.

“Del tema se habla constantemente, pero no hay plazos establecidos para la toma de medidas para el arreglo de alguna calle u otras cosas”, indica Pedro Roque. El Gobierno local informó a los vecinos en el “Dillo ti” celebrado en el centro cívico del barrio el pasado mes de diciembre que esta segunda fase se acometería en el transcurso de este año, pero sin fechas concretas. Sí explicaron que las primeras intervenciones se realizarían en las calles Cortaduría y Nuestra Señora del Rosario y que se buscaría el consenso con los vecinos antes de actuar, principalmente para buscar soluciones a la eliminación de las plazas de aparcamiento, mayor preocupación entre los propietarios de vehículos.

Falta de valentía y capacidad
La primera fase de peatonalización de la Ciudad Vieja se puso en marcha en 2013, con el Partido Popular en el Gobierno local, cuando se prohibió el aparcamiento dentro del barrio a los vehículos que no perteneciesen a los vecinos o realizasen labores de carga y descarga.

Begoña Freire, concejala de la formación popular, lamenta que la Marea Atlántica no haya dado el segundo paso de este proyecto, algo que atribuye a la “falta de valentía y de capacidad” del Gobierno local y del área de movilidad.

Desde el Partido Popular consideran que esta segunda fase de la peatonalización debería haber coincidido con la reurbanización de la Marina ya que “se cambiaban algunos sentidos de la marcha y se reorganizaba la circulación en el entorno”. l

Comentarios