lunes 26/10/20

La CIG se desmarca de la huelga en Alvedro y acusa a UGT de tomar decisiones a espaldas de los trabajadores

La UGT se queda sola en el huelga del personal de seguridad del aeropuerto de Alvedro. Después de que la pasada semana, justo después de que la central sindical convocase los paros, se desmarcasen tanto CC.OO.

Una avioneta despega del aeropuerto coruñés | aec
Una avioneta despega del aeropuerto coruñés | aec

La UGT se queda sola en el huelga del personal de seguridad del aeropuerto de Alvedro. Después de que la pasada semana, justo después de que la central sindical convocase los paros, se desmarcasen tanto CC.OO. como USO, ayer fue la CIG la que se posicionó al margen de esta medida e incluso acusó al sindicato de tomar la decisión sin contar con los trabajadores del aeropuerto.
Según explicaron desde la CIG, las secciones sindicales con representación tanto en el aeródromo coruñés como en el de Santiago –el otro afectado– mantuvieron hace veinte días un primer contacto en el que decidieron que se reunirían con asesores y en presencia del comité de empresa para “unificar as reivindicacións que se estimasen” y trazar la hoja de ruta de cara a “facer as cousas correctamente”.
Acto seguido a esto, se realizaría una asamblea con todos los trabajadores para explicarles la situación y proponer una serie de medidas para ir llevando a cabo. Junto a eso también se iban a presentar las reivindicaciones que se les exigirían a las empresas adjudicatarias de la seguridad privada, Eulen en A Coruña y Prosegur en Santiago. En dicha asamblea, señalan fuentes de la CIG, sería en la que se decidirían y aprobarían, pues, tanto las acciones sindicales como las reivindicaciones de la plantilla.


Sin embargo, la central nacionalista asegura que UGT decidió “non contar coas demais forzas” y tomar “a decisión de costas aos traballadores dos aeroportos e dos demais sindicatos”. Como muestra, la CIG asegura que se enteraron de la convocatoria de paros parciales a partir del 20 de agosto por los medios de comunicación y no a través del sindicato.
Es por ello que la central nacionalista decidió no unirse a la llamada a la huelga: “Nunca tomamos decisións sen contar cos traballadores, e moito menos levalos a unha folga sen coñecer as causas que a motivan”.
Además, desde la CIG también quisieron invitar a la UGT a “recapacitar” y procurar el apoyo del resto de sindicatos y la opinión de los empleados. Además, acusan a los convocantes de buscar “sacar rédito sindical aproveitando a ocasión”, mientras que en otros momentos “non defenderon os intereses dos traballadores coa desculpa dunha crise económica que a clase obreira non provocou”. Y es que, recuerdan, que las condiciones de los asalariados de los aeropuertos desde junio de 2012 fueron permitidas por UGT: “Eles permitiron e colaboraron coas empresas de seguridade privada adxudicatarias deses contratos e con AENA para tirar abaixo todo o conseguido durante moitos ano de loita dos traballadores dos aeroportos amparándose na crise. Supuxo que cada vixiante perdese ó ano 2.250 euros, que por cinco anos que pasaron ata o día de hoxe da un total de 11.250 euros de poder adquisitivo perdido”.
Por último, la CIG afirma que tomará las medidas que considere adecuadas para informar de lo ocurrido y que la plantilla pueda decidir basándose en ello.

Comentarios