miércoles 20/1/21

Chabolistas de la nave de La Toja aseguran que algunos de los realojos son todavía inciertos

Durante la mañana de ayer, la única actividad en el poblado de A Pasaxe era la de la máquina retroexcavadora que se encargaba de despejar la zona donde ayer se había declarado un incendio.

Las máquinas trabajaron durante todo el día para retirar escombros y desperdicios | quintana
Las máquinas trabajaron durante todo el día para retirar escombros y desperdicios | quintana

Durante la mañana de ayer, la única actividad en el poblado de A Pasaxe era la de la máquina retroexcavadora que se encargaba de despejar la zona donde ayer se había declarado un incendio. Parecía un día normal, aunque no lo era: para cerca de media docena de chabolistas es uno de los pocos que quedan antes de abandonar las infraviviendas en las que han habitado toda su vida. Es el caso de Adrián Novoa Santos, que a sus treinta y cinco años lleva treinta en A Pasaxe. “Me voy a Os Catros, a un piso de alquiler”.

No se muestra muy emocionado por abandonar un foco de marginalidad: “Hombre, de momento, es mejor que estar aquí y que no tener otra solución. Estoy contento”. Él calcula que existen otros siete chabolistas que tendrán que abandonar las infraviviendas que se sostienen entre las vigas de la antigua nave de La Toja: “Nos tendremos que ir todos, porque el día 4 empiezan a derribarla”. Sin embargo, aunque el Ayuntamiento asegura que ya ha dispuesto “soluciones habitacionales” para todos los afectados, las opiniones entre los chabolistas son dispares: “A mí me han dicho que me mude a otra chabola y que ya me ayudarán”, asegura otro, que pernocta en una caseta de madera (aunque otras fuentes aseguran que cuenta con otra vivienda en Santa Cristina).

Prioridad
El propio Novoa Santos asegura que sabe de otros chabolistas que no saben dónde van a acabar. “Yo ya estoy solucionado, pero otros todavía lo están solucionando. No les dijeron nada”. Pero otras fuentes niegan esto y aseguran que se está llevando a cabo el plan de Hábitat Digno, aunque quizá no de una forma tan ágil como se hubiera esperado en un principio, sobre todo porque desde hace un año, la Concejalía de Regeneración Urbana aseguraba que era una prioridad reubicar a los chabolistas que viven a la sombra de una estructura sobre la que pesa una orden de demolición desde julio de 2015.

El Gobierno local hizo el anuncio ayer, el mismo en el que se declaraba un incendio que arrasó tres chabolas (ninguna de la nave). Los tres afectados han encontrado un nuevo acomodo por sus propios medios El alcalde, Xulio Ferreiro, insistió ayer en que la demolición de la nave ya estaba planificada desde hace tiempo, se “ben nos atopamos coa desagradable coincidencia co incendio que se rexistrou” y del que destacó que no hubo heridos.

Asegura que el proceso no se aceleró debido a este incidente. “se ben aínda non se tiña feito público por non terse avisado a todas as partes”. Y alabó el trabajo que se está haciendo para eliminar el asentamiento.

Recordó que el poblado de A Pasaxe existe desde hace 40 años, y que si quieren hacerlo desaparecer, “temos que levar a cabo un traballo discreto”, como harán también los poblados de As Rañas y O Campanario.

Comentarios