martes 20/10/20

Cerca de treinta máquinas de limpieza saldrán a la calle mañana con la nueva concesión

El material obsoleto ha sido la principal causa del problema de suciedad denunciado por muchos vecinos
Algunas de las máquinas barredoras que comenzarán a utilizarse mañana | PATRICIA G. FRAGA

A partir de mañana, las calles de la ciudad estarán más limpias de lo que han estado en los últimos años. La razón es que la nueva concesionaria del servicio de limpieza, FCC Ingreser Atlántica ha entrado en activo y con ella, su nueva flota, en la que ha invertido cinco millones de euros. En los últimos años, ya durante el mandato del PP, habían arreciado las quejas vecinales por suciedad en las calles, un problema que se debía en parte a la obsolescencia de la maquinaria. Un problema que se resuelve ahora, con la entrada en vigor del nuevo contrato, tres años después de que concluyera el anterior y el despliegue de más de treinta vehículos.

Desde el Sindicato de Trabajadores de Limpieza (STL) expresaron su satisfacción por este hecho. Su secretario general, Miguel Ángel Sánchez, recordó que durante el mandato de Carlos Negreira se había llevado a cabo una reestructuración en la que se había reducido el número de barrenderos (que en principio eran 95 y pasaron a ser cerca de 70) a cambio de introducir más máquinas, como baldeadoras y barredoras, que en un principio harían más eficientemente la limpieza viaria. Pero la nueva no llegó en las condiciones en las que se había prometido, y la maquinaria se fue haciendo cada vez más obsoleta. “El resultado era que las barredoras salían a barrer pero no barrían”, se queja Sánchez.

La nueva maquinaria termina este problema. “Con esto trabaja cualquiera”, señalan desde STL. Entre los más de 30 vehículos no hay solo barredoras o baldeadoras, sino equipos eléctricos, de gas o coches eléctricos para retenes. “Llevábamos siete años con máquinas defectuosas, pero ahora la ciudad va a poder tener el aspecto que merece”, dice.

Retraso de más de tres años

La situación había empeorado porque el Gobierno de la Marea Atlántica no pudo sacar a licitación el servicio de limpieza (ni ninguno de los grandes contratos de Medio Ambiente). La concejala responsable, María García, había opinado que los pliegos redactados por el PP eran poco ambiciosos y se propuso redactar unos que sí lo fueran. Esto provocó que Cespa realizara de forma irregular el servicio tres años más.

Hasta ahora, tanto el PP como la Marea Atlántica como el PSOE han estado paliando el problema promoviendo planes de choque de limpieza bajo diferentes nombres pero con una metodología muy parecida: consistía en ir seleccionando barrio por barrio para realizar trabajos de limpieza más a fondo utilizando baldeo por agua a presión, así como la eliminación de malas hierbas. Este último mes, de manera excepcional, ha sido Tragsa la empresa contratada por el Ayuntamiento a través de un convenio con la Diputación.

La alcaldesa, Inés Rey, confirmó a primeros de mes que la nueva flota de limpieza cumplirá criterios de sostenibilidad energética, ya que estará en su mayoría propulsada por motores de gas y eléctricos y minimizará los problemas actuales de ruidos. El nuevo contrato tiene un coste de catorce millones de euros anuales y una duración de ocho años improrrogable.

Incluye la sustitución de todas las papeleras de la ciudad y la limpieza de los polígonos y cuenta con los medios para actuar con rapidez en la eliminación de pintadas. Con la puesta en marcha del nuevo servicio, el Ayuntamiento prevé realizar un dispositivo especial de limpieza de ocio nocturno y otros eventos.

Comentarios