sábado 28/11/20

Cerca de 30 barcos de radiocontrol pasean por el estanque del Millennium

Es una de las actividades más curiosas de las fiestas porque en el estanque del Millennium, lejos de las mareas que baten con fuerza a pocos metros, los barcos de radiocontrol lucieron sus mejores galas a eso de las ocho.

Es una de las citas más curiosas de las fiestas | javier alborés
Es una de las citas más curiosas de las fiestas | javier alborés

Es una de las actividades más curiosas de las fiestas porque en el estanque del Millennium, lejos de las mareas que baten con fuerza a pocos metros, los barcos de radiocontrol lucieron sus mejores galas a eso de las ocho. Hasta allí se fue Amonaga, la Asociación de Modelistas Navais de Galicia y el Club Modelistas Navales do Barbanza para que los coruñeses pudieran disfrutar de dos horas viendo cómo estas miniaturas se movían por el agua siguiendo las directrices de sus dueños. Y es que el arte de reproducir embarcaciones abarca todo tipo desde las tradicionales como las dornas hasta los barcos de vapor y los submarinos. Ayer solo se dieron cita los navegables que imitan hasta los sonidos de los buques reales. Contó el presidente de Amonaga, Juan Olivencia, que entre los más de 30 que pusieron a remojo había de todo: pesqueros, lanchas, de guerra, con remos y chalanitas con motor fueraborda. Al margen del programa festivo, la asociación se suele reunir una vez al mes en A Coruña, Ferrol o Vigo. En la ciudad lo hacen en el estanque de Adormideras.
Son cerca de 50 de toda Galicia, unidos por una afición que, según el portavoz, es una droga sana porque “uno no se acuerda ni de dormir, te tira y te llama”. Los hay a los que les gusta más los estático, para verlos y otros que prefieren la acción, “las dos cosas tienen lo suyo”. Los que manejan un mando no tenían pensado irse “hasta el frío afecte”. l

Comentarios