domingo 24/1/21

La casa museo Casares Quiroga viaja a Japón con haikus y sus mujeres

La casa museo Casares Quiroga traslada al público a Japón con una exposición “Kokoro, donde el sentimiento se une a la esencia”, que es haiku y geisha, mujeres niponas que levitan en un espacio al que Francisca García le pone poesía. En cinco líneas.

Francisca García le pone poesía a las imágenes | pedro puig
Francisca García le pone poesía a las imágenes | pedro puig

La casa museo Casares Quiroga traslada al público a Japón con una exposición “Kokoro, donde el sentimiento se une a la esencia”, que es haiku y geisha, mujeres niponas que levitan en un espacio al que Francisca García le pone poesía. En cinco líneas.


La obra plástica es cosa de Ana Soler y Yano Yoro. Entre las tres completan un diario emocional, en el que se dan cita mente, cuerpo y espíritu (Kokoro). Las imágenes representan estados de ánimo.
Por una parte, Soler presenta una colección de geishas reservadas que salpican felicidad, pero transformada en quietud y contemplación. En reconocimiento, lo que las hace emotivas y al mismo tiempo vitales. Los cuadros están pintados con tinta china y agua sobre papel de algodón cien por cien natural.

En todos ellos, el movimiento es libre y espontáneo. Por su lado, Yano Yoro representa igualmente a la mujer nipona, que sobrevuela y aterriza en un “universo corporal lleno de ligereza que las sumerge en un ensueño de disfrute amoroso”. Son reproducciones realizadas con la técnica sumi-e, en papel de arroz y tinta, manipuladas con ordenador y estampadas mediante impresión digital de alta calidad en papel de algodón, igual que las de Soler.

Letras y reflexión
La palabra viene de la mano de Francisca García, que completa con haikus el espíritu japonés de la muestra. Sus poemas invitan a pensar. Surgen de cada mirada, de cada gesto para aliarse con un modo de estar en el mundo. Las letras y reflexiones fluyen rápido para destilar belleza y también intimidad. Recogimiento, esencia y, sobre todo, vida. Hasta el 13 de mayo uno puede volar sin moverse del sitio en el edificio de Panaderas, de martes a sábado, de 11.00 a 13.30 y de 18.00 a 20.00 horas. Los domingos y festivos abre de 12.00 a 14.00 horas.

Comentarios