sábado 16/1/21

Carlos Ignacio Nores | “Los jabalíes pueden encamar en cualquier macizo del parque de Santa Margarita”

ZOÓLOGO Y EXPERTO EN ESPECIES CINEGÉTICAS desde hace 25 años, Nores opina que las autoridades deben tomar medidas ante la periódica aparición de cerdos salvajes en el casco urbano que pueden ser peligrosos para personas y mascotas

Carlos Ignacio Norés, durante un estudio de campo
Carlos Ignacio Norés, durante un estudio de campo

Carlos Ignacio Nores Quesada es, a sus 66 años, profesor honorario de la Universidad de Oviedo. Este zoólogo y biólogo coruñés,con 25 años de experiencia, es experto en especies cinegéticas, como el jabalí, del que precisamente escribió un informe para el Ayuntamiento de Oviedo sobre su presencia en el casco urbano. Últimamente ha seguido con interés los avistamientos de estos cerdos salvajes en las calles coruñesas.
 
¿Qué opina? 
Estuve viendo ayer los videos colgados y algunos estaban tranquilos, pero en el que se les ve cerca de la Casa del Mar tienen la crin erizada, lo cual quiere decir que cuando pasan los camiones se sienten acosados. 

¿Es un peligro? 
Eso puede ser el problema porque, los jabalíes en sí mismos no tienen por qué ser agresivos con la gente si están habituados a los humanos. Pero pueden sentirse amenazados y asustarse.

¿Qué pasa entonces? 
El problema es que la gente se asusta, se retroalimentan y puede haber una desgracia. Pegan un tajo con los colmillos, que los cazadores llaman navajas porque cortan. Yo recomendaría a la gente que no se asuste, pero que tampoco se acerque a él para hacerse un selfi con el móvil. 
 
¿Qué pasa entonces? 
Hay que tener mucho cuidado con los perros, porque si el perro ve el jabalí, sale a ladrarle y se refugia a los pies de su dueño, puede haber un problema. 

¿Y el tráfico? 
Efectivamente, en sitios donde se circula despacio puede ser un abollón, pero en una carretera a ochenta o noventa puede ser grave. Alfonso Molina es una vía potencial de entrada desde A Zapateira. 

¿Por qué se acercan? 
Alrededor de las ciudades no se puede cazar por motivos obvios de seguridad. Entonces ahí los jabalíes a través de varias generaciones han perdido el miedo a los seres humanos porque no se les acosa ni caza. Y cuando cogen una carretera o una avenida, como la de Arteixo, pueden desplazarse empujados por el tráfico y no tienen nada más que seguir un camino recto hasta la ronda de Nelle y la de Outeiro. 

¿Qué buscan?
Buscan alimento porque tienen una cantidad enorme de alimento disponible en la basura de las ciudades. Pero A Coruña tiene la suerte de guardarla en contenedores, y probablemente será menos favorable a los jabalíes. 
 
¿Cuál debe ser la respuesta?
Hay un conflicto de competencias, porque el jabalí es una especie cinegética, y las competencias de caza las tiene la Xunta, pero al ser un problema de seguridad pública, la competencia la tiene el Ayuntamiento. Tienen que articular un programa de actuaciones para evitar que esto se repita y saber qué hacer.
 
Que es...
A mi modo de ver, quitar el jabalí de ahí. La forma más incruenta es averiguar por dónde entrar o dónde se refugian, porque simplemente en un parque público donde haya un macizo de flores o un matorral pueden encamar. Podrían encamar en Santa Margarita, probablemente.
 
¿Cómo se les caza?
Con trampas. Una vez tienes al animal capturado, lo sueltas a más de 20 kilómetros de donde lo cogiste porque si no, puede volver. Pero no sé si alguien quiere que los suelten en su municipio. Se les puede matar con una inyección o una pistola neumática. 

El Ayuntamiento apoya el sacrificio cero en los animales.
Seria conveniente que tomara medidas para que la gente sepa cómo actuar y luego tener previsto un plan para quitar a los animales de allí. Pero en Cambre hubo una iniciativa que fracasó de forma estrepitosa: cazarlos con arqueros. La gente o bien se lo tomó de broma o pensó que era un procedimiento inhumano para los jabalíes. No es así porque disparan desde muy cerca, la posibilidad de hacer blanco es muy elevada y si se acierta en un órgano vital es de pocos segundos. O menos de un minuto. l

Comentarios