domingo 20.10.2019

La campaña contra el mal aparcamiento empieza con más avisos que multas

La Policía Local,  que ya ayer impuso sanciones, intensificará esta práctica en los próximos días
Agentes de la Policía Local, ayer, tras sancionar un vehículo en carga y descarga en la calle de Juan Flórez durante las primeras horas de la campaña | quintana
Agentes de la Policía Local, ayer, tras sancionar un vehículo en carga y descarga en la calle de Juan Flórez durante las primeras horas de la campaña | quintana

La Policía Local comenzó ayer la campaña especial de vigilancia y control de los estacionamientos irregulares en la ciudad, una práctica que, tal y como indicó la alcaldesa cuando anunció la iniciativa, constituye un “mal endémico” desde hace años que gozó de “impunidad” hasta la fecha. A pesar de los reiterados anuncios, todavía fueron muchos los que ayer recurrieron a la doble fila o a subirse a las aceras en zonas como la plaza de Lugo, la avenida de Linarea Rivas, Juan Flórez o Federico Tapia –calles todas ellas en las que los agentes tuvieron ayer especial presencia– para hacer recados.

Un total de 80 policías en el turno de mañana y medio centenar en el de tarde ejercieron ayer una labor más pedagógica que sancionadora, tal y como indican desde el Ayuntamiento, ya que la intención del Consistorio en estos primeros días de campaña es informar antes que interponer las multas, práctica que quieren comenzar en los próximos días. Aunque no habrá cifras oficiales hasta dentro de una semana por parte de la Policía Local, tanto los agentes como las más de 30 cámaras de videovigilancia instaladas en los semáforos que se activaron ayer para denunciar aparcamientos prohibidos, sí interpusieron algunas sanciones a todos aquellos casos que ponían en peligro la seguridad tanto de peatones como de vehículos. Las multas más graves pueden alcanzar los 200 euros.

Las cámaras de vigilancia de los semáforos se activaron ayer para denunciar también la doble fila

Las patrullas de la Policía Local recorrieron a pie los puntos más conflictivos para indicarles a los conductores el inicio de la campaña, siendo la mayoría los que entendían el problema y abandonaban el lugar en el instante. Así, desde el Ayuntamiento recuerdan que una parada inferior a los dos minutos y medio sí está permitida pero nunca el estacionamiento. Además de los coches patrulla en los que se podía leer “denuncia telemática”, los paneles informativos ubicados en puntos como la avenida de Linares Rivas también se pedía civismo a la hora de buscar aparcamiento.

En zonas como Os Castros, los agentes multaban a los coches estacionados encima de la isleta pintada entre la avenida de Oza y la calle de Vales Villamarín pero, una vez desaparecía la Policía Local, la zona se volvía a llenar de vehículos como viene siendo habitual en este espacio.

Buen recibimiento

En la calle, dieron la bienvenida a la iniciativa debido a los múltiples incordios que generan siempre prácticas como la doble o triple fila y los estacionamientos en pasos de peatones, zonas de carga y descarga, paradas de autobús y aceras. Asimismo, alguno reconocía que algo sí se notaba el inicio de la campaña ya que a primeras horas de la mañana, sobre todo, suelen concentrarse más vehículos mal aparcados y ayer, aunque sí los hubo, fueron menos que otros días. Así, la falta de concienciación es algo que los viandantes confesaron como un mal comúnel ideal gallego-2019-10-08-003-a71ee64f.

Las redes sociales también fueron escenario de denuncia, práctica que viene siendo habitual desde hace tiempo en perfiles que se dedican incluso solo a criticar estas actuaciones, y muchos subieron fotografías ayer de vehículos mal aparcados para recordar la iniciativa municipal.

La vigilancia de aparcamientos incorrectos no se limitará solo a un periodo de tiempo sino que, tal y como recordaron ayer desde el Ayuntamiento, tendrá carácter permanente hasta que se consiga erradicar el problema. Así, no solo se controlarán los estacionamientos durante el día, sino también se pondrá especial atención por las noches y todos los agentes, incluso los que estén de paisano, colaborarán en la campaña.

Como novedad, la Unidad de Tráfico cuenta desde ayer con ocho policías motorizados que reforzarán el control móvil que se desplazará por toda la ciudad. El pasado año, la mayoría de las sanciones de este tipo se produjeron por aparcamientos en lugares que contaban con una señal que prohibía esta práctica (4.458), en carriles de circulación (4.011), en aceras y calles peatonales (3.288) y en zonas de carga y descarga (1.679). Los estacionamientos en doble fila recibieron 962 multas.

Desde el Ayuntamiento quisieron recordar que la campaña no tiene, en ningún caso, afán recaudatorio, sino que lo que se busca es crear conciencia en los conductores y hacer de A Coruña una ciudad más segura, tal y como indicó la alcaldesa, Inés Rey.

Comentarios