miércoles 21/10/20

Un camión vierte casi una tonelada de maíz en la rotonda de A Pasaxe

La Guardia Civil gestionó el atasco resultante mientras operarios con una excavadora retiraban el grano

El Ideal Gallego-2018-11-16-009-18b7017c
El grano se acumuló en los márgenes de las glorietas para permitir al tráfico circular | patricia g. fraga

Alrededor de las dos de la tarde, un camión que transportaba 28 toneladas de maíz perdió parte de su carga en la rotonda de A Pasaxe, dejando un rastro de grano que convertía el tráfico en peligroso y obligando a la Guardia Civil a cortar la glorieta.

Operarios equipados con una excavadora tardaron más de una hora en recoger los 800 kilos de maíz que, se calcula, acabaron desparramándose por la calzada.

El conductor del camión señala que fue una de las cinchas de la caja la que cedió, produciendo el vertido. El vehículo circulaba por la avenida de A Pasaxe en dirección a la planta de Abengoa cuando, al tomar la curva de la glorieta, el cierre reventó. El camionero notó inmediatamente lo que ocurría y se detuvo justo al otro lado de la glorieta. Esto evitó que se desparramara el resto de la carga, aunque la mitad de la rotonda quedó cubierta por el maíz, obligando a detenerse a los vehículos y levantando una polvareda.

El resultado fue que el tráfico procedente de Alfonso Molina quedaba bloqueado a no ser que tomara el paso elevado. Igualmente, no se podía transitar con seguridad desde la avenida de A Pasaxe. Como el incidente se había producido en plena hora punta, comenzó a formarse un importante embotellamiento. 

En cuanto los operarios consiguieron retirar suficiente maíz, los agentes de Tráfico que controlaban la circulación pudieron comenzar a dejar pasar los vehículos poco a poco, pero la normalidad no se recuperó hasta bien entradas las tres de la tarde.  

Sucesos en las rotondas 
El martes ya se había registrado un atasco aún más importante en A Pasaxe después de que cinco coches se vieran implicados en una colisión múltiple pasadas las ocho de la mañana, y la circulación no volvió a ser fluida hasta pasadas las diez. 

Por otro lado, los accidentes de camiones en las rotondas son recurrentes, y a menudo espectaculares: en julio, la rotonda de Eduardo Diz, que regula el acceso al polígono de A Grela, registró dos incidentes similares: un camión que transportaba piezas de maquinaria perdió su carga de varias toneladas cuando enfilaba la curva hacia la carretera de Baños de Arteixo. Quince días más tarde, un tráiler desparramó más de ocho toneladas de botellas de cerveza Estrella Galicia sobre el pavimento. 

Además, el 8 de septiembre se registró un accidente mortal en otra rotonda, la de Lonzas. En esta ocasión era un camión de la concesionaria del servicio de recogida de basuras, Cespa. El espacio de carga estaba dividido en dos y uno iba vacío, así que se desequilibró al tomar la curva y volcó, matando al conductor.

Comentarios