sábado 15/8/20

Calviño asegura que se investiga a Caype solo por ser el mayor cliente de Azetanet

El presidente de la Confederación de Autónomos y Profesionales de España (Caype), Eliseo Calviño se mostró ayer indignado por las informaciones que insinúan que se le está investigando por algo más que por haber contratado cursos con Azetanet y negó que adeude casi dos millones de euros al Ministerio de Trabajo en subvenciones para cursos que no han sido justificados.
Eliseo Calviño admite su relación con Crespo, pero asegura que no tiene nada que ver con la trama	j. alborés
Eliseo Calviño admite su relación con Crespo, pero asegura que no tiene nada que ver con la trama j. alborés

El presidente de la Confederación de Autónomos y Profesionales de España (Caype), Eliseo Calviño se mostró ayer indignado por las informaciones que insinúan que se le está investigando por algo más que por haber contratado cursos con Azetanet y negó que adeude casi dos millones de euros al Ministerio de Trabajo en subvenciones para cursos que no han sido justificados. Han sido muchas las asociaciones que estos días recibieron la visita de agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), pero solo del grupo Azetanet, que pertenece a Gerardo Crespo, y de Caype se han llevado toda la documentación. Calviño explica este hecho por pura lógica: “Se han llevado mucha más documentación en nuestro caso porque somos los principales clientes de Azetanet”.

Y es que, hasta que cambió el signo político y Caype dejó de recibir dinero de la Fundación Tripartita, la empresa de Crespo gestionó el 95% de los siete millones de euros que consiguió Calviño en cursos de formación. Sin embargo, la atención se centra de momento en unos fondos que la Xunta entregó el año pasado para un plan integral de empleo a diversas asociaciones, como la provincial de hosteleros, la Federación de autónomos de Galicia (Feaga), el sindicato USO... El plan incluía unos cursos experimentales que las asociaciones encargaron a Azetanet, empresa con 25 años de experiencia en el sector. Pero unas irregularidades detectadas por los técnicos de Traballo desembocaron en una investigación de UDEF dirigida por la Fiscalía que incluyó escuchas telefónicas a Crespo y, según otras fuentes, al propio Calviño.

Ahora bien, el presidente de Caype siempre ha obtenido todas sus subvenciones de la Fundación Tripartita. Es decir, del Estado y no de la Xunta. El hecho de que los agentes de la UDEF se llevaran toda la documentación de sus oficinas implica que, por lo menos, se está investigando de forma seria estos cursos y que las pesquisas ya no se limitan únicamente a los fondos de Traballo. Por otro lado, Calviño no se explica por qué razón los agentes confiscaron una gran cantidad de dinero en metálico de las oficinas de la avenida del Ejército –“que no son 10.000 euros, como se dice, aunque no voy a concretar la cantidad”, puntualiza él– si lo único que querían es analizar los documentos que incumben a Azetanet.

Por confusión > También ha negado que empleara los fondos de Caype (es decir, dinero proveniente de las arcas públicas) para gastos propios o de sus empresas, como poner anuncios buscando empleados: “Yo estoy por encima de eso. Si alguna vez he usado una tarjeta de crédito de Caype en vez de la mía ha sido por confusión, por estar pensando en otras cosas, y siempre lo he devuelto”.

Así las cosas, asegura que tanto él como Gerardo Crespo han puesto el asunto en manos de sus abogados: “Todavía ignoro qué es lo que pasa porque está bajo secreto de sumario, pero lo de los dos millones de euros es una barbaridad”.

Comentarios