lunes 30/11/20

La caída de una rama obliga a cerrar una plazuela junto a Cuatro Caminos

A media tarde de ayer, una gran rama se desprendió de uno de los lomos que dan sombra en una plazuela situada junto a la plaza de Cuatro Caminos, desplomándose sobre el pavimento.

La Policía Local acordonó la zona para evitar cualquier peligro a los peatones  | javier alborés
La Policía Local acordonó la zona para evitar cualquier peligro a los peatones | javier alborés

A media tarde de ayer, una gran rama se desprendió de uno de los lomos que dan sombra en una plazuela situada junto a la plaza de Cuatro Caminos, desplomándose sobre el pavimento. Afortunadamente, la caída de la rama, de cerca de cuatro metros de largo, no hirió a ningún transeúnte, pero el peligro de que el incidente se repitiera obligó a la Policía Local a acordonar la zona.
Hay que tener en cuenta que el servicio de Parques y Jardines no trabaja durante las tardes de agosto, así que no será hasta esta mañana cuando los técnicos podrán evaluar el estado del olmo afectado, así como de los otros ejemplares, y decidir si suponen un peligro para los transeúntes.
Se trata del segundo caso en menos de una semana, después de que el domingo pasado los bomberos tuvieran que acudir a la avenida de Salvador de Madariaga tras la caída de una ejemplar de gran tamaño. Los servicios de emergencia emplearon motosierras para trocear el árbol y retirarlo a un lado, puesto que obstaculizaba el paso por la acera.

Estrés hídrico
Expertos consultados señalan que estos desplomes, tanto de ejemplares enteros como de ramas, son más comunes en verano, debido a un fenómeno que se conoce entre los botánicos como estrés hídrico: el agua circula a escasa distancia de la corteza y cuando el suministro se interrumpe por falta de lluvia y se reanuda, el árbol resulta afectado. “Más en invierno que en verano, porque en invierno se despoja de sus hojas, y ahora las tiene todas”, explican las mismas fuentes.
Basta recordar que el día anterior había tenido lugar una tormenta y las precipitaciones pueden haber provocado tensiones en el árbol. A día de hoy, no existen noticias de una plaga de olmos que esté afectando A Coruña, y los expertos consultados señalan que, de estar afectado el ejemplar en cuestión, la rama no se habría desprendido ni caído al suelo, sino que simplemente se habría secado. l

Comentarios