sábado 19/9/20

Cae una red de narcotráfico formada por famosos nombres del ocio nocturno

Las investigaciones del Equipo de Crimen Organizado (ECO) de Galicia han llevado a la desarticulación de una de las mayores redes de tráfico de cocaína que haya operado en la ciudad, y transportaba la droga desde Sudamérica a Holanda, aunque también la distribuía en A Coruña.

Los detenidos en A Coruña, entre los que se encuentran personas del mundo de los deportes y la hostelería pasaron ya a disposición judicial
Los detenidos en A Coruña, entre los que se encuentran personas del mundo de los deportes y la hostelería pasaron ya a disposición judicial

Las investigaciones del Equipo de Crimen Organizado (ECO) de Galicia han llevado a la desarticulación de una de las mayores redes de tráfico de cocaína que haya operado en la ciudad, y transportaba la droga desde Sudamérica a Holanda, aunque también la distribuía en A Coruña. Entre los 14 detenidos de la ciudad (35 en total) se encuentran personas muy conocidos, tanto abogados como vigilantes de seguridad relacionados con el mundo de la noche y de los deportes. El cabecilla de la trama ha sido identificado como Miguel Ángel G.L., que trabajó en la seguridad del Deportivo y como encargado para la antigua gerencia del Playa Club.
La operación “Mesías”, como se ha dado en llamar ha permitido sacar a la luz una compleja red que, partiendo de A Coruña, llegaba a los sitios más insospechados. Aunque la base de la organización se encontraba en A Coruña, sus tentáculos alcanzaban no solo otras ciudades de España, sino también Reino Unido, Bélgica, Países Bajos, Ecuador y Perú. De estos dos últimos países conseguían la droga que transportaban mediante contenedores y drogas comerciales. La red funcionaba como una empresa, y  G.L. pagaba a “sus empleados” cada mes, además de lo que conseguían de comisión  por las ventas de estupefacientes.
Gran parte de la cocaína y las drogas sintéticas de la banda eran vendidas en locales de ocio nocturno de A Coruña y toda Galicia, aunque también eran capaces de suministrar a otros vendedores gracias a su eficaz organización y a los contactos que mantenían con otras redes criminales en varios países. La Guardia Civil destacó la  “fuerte jerarquización impuesta por su líder”. Al parecer, G.L. tenía distribuidos a sus subordinados en dos escalones: uno dedicado a las negociaciones con los productores, que se encontraban sobre todo en Lationamérica, y otro dedicado a la logística y a la venta, a la que pertenecían la mayoría de los coruñeses.

cooperación policial
La investigación resultó muy complicada para los agentes del ECO. Para empezar, el hecho de que se tratara de una trama internacional obligó a solicitar la cooperación de otras fuerzas para llevar a cabo la investigación (tutelada por el juzgado de instrucción número 1 y la Fiscalía Antidroga): la NCA del Reino Unido y las policías de Bélgica, Perú y El Ecuador, así como la Europol.  
Pero además, la gran profesionalización de las personas investigadas y sus conocimientos en práctica policial y en el uso de sofisticados medios técnicos, dificultaron enormemente la investigación. El propio cabecilla de la trama, estaba en contacto con el mundo policial porque practicaba artes marciales y había dado clases.
 Entre otras precauciones, empleaban detectores de micrófonos e inhibidores de frecuencia. Es por eso que los agentes del Instituto Armado tuvieron que extremar la precaución en las vigilancias que efectuaron tanto aquí como en Barcelona.

Comentarios