Miércoles 12.12.2018

Los brigadistas forestales denuncian una reducción efectivos de más del 15%

Las altas temperaturas de los últimos días anuncian el comienzo de la temporada de peligro de incendios forestales y aunque ya en mayo, la Consellería de Medio Rural anunció un aumento de efectivos, los brigadistas denuncian la falta de efectivos de los parques comarcales y el hecho de que todavía no se haya anunciado el número de cuadrillas que se desplegarán en la zona, en la que el municipio coruñés está considerado de alto peligro de incendiario. Por el momento, la sede de la brigada forestal de Betanzos permanece inactiva.

Brigadistas de Medio Rural sofocan un incendio en Feáns QUINTANA
Brigadistas de Medio Rural sofocan un incendio en Feáns QUINTANA

La llegada del calor estival se recibe con alegría en las playas, pero con más prudencia en los montes, a punto de comenzar el periodo de alto peligro de incendios forestales. Es un problema que atañe de forma directa al municipio herculino porque, a pesar de que no cuenta con una gran masa arbolada ni con mucho monte, se encuentra entre los municipios considerados como alto riesgo. Y sin embargo, los trabajadores de Medio Rural estiman que este año las brigadas forestales  verán reducidos sus efectivos en un 15%, según Juan Carlos Rivas, delegado del comité de empresa.
“En realidad, pensamos que la reducción de efectivos es aún mayor, pero no podemos asegurarlo”, reconoce el delegado. Y es que la gestión de la Consellería de Medio Rural, que pretende mantener el dispositivo antiincendios al mismo tiempo que reduce costes, está provocando cierta confusión (a la par que indignación) entre los brigadistas, que a estas alturas del año todavía no saben con cuántos medios se contará en lacomarca.  
La titular de la Consellería, Rosa Quintana, solo adelantó en mayo que el dispositivo para la campaña de este año contará con 5.767 personas, 59 más que el año anterior, a lo que hay que añadir el refuerzo del Ministerio, Ejército y Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, hasta superar los 7.000 efectivos. Pero los propios brigadistas señalan que hace dos años se perdieron más de 360 plazas, lo que hace la mejoría muy relativa y que muchas plazas existen sobre el papel: “Sabemos que hay plazas que han permanecido vacantes. Todo el Pladiga (Plan de Defensa contra los incendios forestales de Galicia) está basado en datos que no son reales”.
Además, genera inquietud el hecho de que a estas alturas del año todavía no se hayan hecho públicas las cuadrillas externas que se adjudican a cada demarcación, cuando lo habitual es que ya estuvieran preparándose para entrar en acción, máxime teniendo en cuenta que el edificio de Betanzos que normalmente acoge la brigada forestal todavía no registra actividad. Desde el ayuntamiento betanceiro advierten de que elevarían una queja si esto no se remedia pronto.

aumenta el peligro
Expertos consultados señalan que es muy posible que el número de incendios en A Coruña sea mayor que el año pasado: “Todo depende de si tenemos un verano tan seco como el anterior o no”,  Las constantes lluvias que se han registrado favorecen el crecimiento de vegetación y además, el año pasado hubo muy pocos incendios forestales, lo que significa que gran parte de la masa de arbustos y árboles está intacta, lo que la convierte en un potencial combustible.
También están los parques comarcales, como el de Arteixo, que depende de la Xunta pero que gestiona la concesionaria Veicar, que han recibido numerosas críticas por su crónica falta de personal. Por ejemplo. A principios de mes los bomberos coruñeses tuvieron que acudir a extinguir un fuego en Culleredo porque la única dotación de Arteixo estaban ocupada en otro incendio.

Comentarios