domingo 24/1/21

Los bomberos salvan a un perro de morir en un piso en llamas en Monte Alto

“No le quedaba más de uno o dos minutos. Estaba muy mal”, Así describía el cabo al mando de la dotación el estado de la mascota que rescataron del piso en llamas de la calle Pinares.

Los bomberos accedieron a la vivienda con el camión escalera | patricia g. fraga
Los bomberos accedieron a la vivienda con el camión escalera | patricia g. fraga

“No le quedaba más de uno o dos minutos. Estaba muy mal”, Así describía el cabo al mando de la dotación el estado de la mascota que rescataron del piso en llamas de la calle Pinares. Tras someterle a oxigenoterapia, la mascota revivió, para alivio de la abuela de la propietaria, que ya temía tener que explicarle a su nieta que había muerto el perro que había adoptado. Ahora, la Policía Científica trata de determinar cuales fueron las causas del incendio.
El fuego se declaró pasadas las dos de la tarde en el segundo piso del número tres de la calle Pinares, en Monte Alto. A las dos y media, los bomberos recibieron el primer aviso, y se desplazaron al lugar. Allí les esperaba la madre del propietario del piso y vecina del primero, puesto que la vivienda estaba vacía, para abrirles la puerta. Una vez en el interior, apenas podían ver nada. “La temperatura era muy elevada y había un humo muy espeso”, comentó el cabo.


Vivienda arruinada
El humo invadió rápidamente el cañón de la escalera y obligó a los bomberos a confinar a los vecinos en sus pisos mientras luchaban contras llamas. Fue necesario emplear 500 litros de agua para sofocarlas. “El salón, que fue la habitación donde comenzó el fuego, quedó totalmente arrasado, los tabiques muy debilitados, y toda la casa arruinada por el fuego”, explicaron. Al perro lo encontraron en la cocina, donde al parecer se había arrastrado tratando de escapar del humo,
Los bomberos sacaron al exterior al pequeño animal. También evacuaron a los residentes del tercer piso una vez comenzó a despejarse un poco el humo, aunque el resto de los vecinos recibieron instrucciones de quedarse en sus hogares hasta nueva orden. Al verle inmóvil, la abuela de la niña sufrió un desvanecimiento del que tuvo que ser atendida también.
Una vez en la calle, asistieron al perro los servicios de emergencia del 061. “Lo primero que hicieron fue abrirle la boca y someterle a oxigenoterapia”, explicaron los bomberos. Eso implicó colocarle en el morro una mascarilla. Pasado un buen rato de maniobras de reanimación, el animal comenzó a dar señales de vida, y finalmente fue intubado para conseguir que expulsara todo el hollín que había inhalado. Tras ventilar el humo de la casa, finalizó la intervención a la 15.30 horas.

Comentarios