viernes 23/10/20

Los bomberos instalarán ciento diez detectores de humo en casas de mayores y de minusválidos

La Semana de la Prevención se inauguró ayer con una exposición interactiva en la plaza de María Pita

Copia (3) de El Ideal Gallego-2017-10-04-008-e346e170
Un visitante aprende a apagar fuegos con un extintor aplicándolo a la base de la llama | javier alborés

Los bomberos coruñeses instalarán hoy una alarma de humos en el hogar de un antiguo compañero, ya jubilado. Será el primero de 110, según anunció ayer el Ayuntamiento, que procederán a colocar en hogares de personas mayores o con problemas de movilidad. Estos dispositivos estarán conectados con la base de Bomberos de manera que recibirán el aviso de incendio de forma instantánea. Se trata de una iniciativa pionera fruto de la colaboración de E Electronics con el Gobierno local que fue presentada ayer con motivo de la XII Semana de la Prevención.

En el acto estuvieron presentes, además del alcalde, Xulio Ferreiro, la concejala de Seguridad Ciudadana, Rocío Fraga, el director del área, Carlos García Touriñán, y el representante regional de la Fundación Mapfre, David Rego. En su intervención, Rego aclaró que, además de los detectores instalados personalmente por los bomberos, la entidad que él representa ha entregado otros 300 aparatos para que se repartan entre los que asistan a las actividades que tienen lugar estos días en María Pita.

El proyecto para dotar a 110 hogares de detectores de humos comenzó hace un año. No existe una estimación de cuántos hogares coruñeses cuentan con un detector de humo, pero se tiene por cierto de que este sistema de seguridad está ausente en la mayoría de ellos. “La normativa no obliga a ello”, admite Touriñán.

El director del área, por su parte, destacó la importancia de una detección temprana del fuego para extinguirlo antes de que haya víctimas. En lo que va de año, cerca de 14 personas resultaron rescatadas en incendios que se declararon en sus hogares. “Los incendios domésticos suelen darse o en la cocina, a la hora de comer, o en el dormitorio, durante la noche”, recordó el director de Seguridad Ciudadana. La última víctima mortal fue una octogenaria en Agra do Orzán, en febrero, en un fuego que provocó una manta eléctrica de noche.

Más de 400 actividades

El alcalde recordó que, más allá de las labores de extinción, las de prevención suponen cada vez más una parte importante del trabajo de los servicios de emergencias. Durante el año pasado, realizaron más de 400 actividades de este tipo a lo largo de más de 6.000 horas. “Van desde cursos formativos para comunidades e empresas até simulacros e, por suposto, os reténs en eventos de diversa índole por exemplo, os das Festas de María Pita”; destacó el regidor. Entre las más importantes se incluyen las que se dedican a los escolares: 4000 alumnos divididos en cincuenta centros y evitar así que tengan que actuar los bomberos, que el año pasado rescataron a 32 personas.

En cuanto al programa de la Semana de la Prevención, incluye una exposición permanente de vehículos (tanto antiguos como actuales) del servicio de Bomberos, en horario de nueve de la mañana a nueve de la tarde, charlas informativas, atención permanente y visitas infantiles.

La “Casa de humos”

Entre las actividades más diversidades se encuentra la “Casa de humos”, un habitáculo hinchable donde se realizan simulacros pensados tanto para menores como par adultos, charlas abiertas sobre incendios domésticos, y cómo reaccionar en un entorno lleno de humo, donde desorientarse es fácil.

En realidad, las actividades se iniciaron ayer con una charla en el centro cívico de la Ciudad vieja, sobre el plan de autoprotección dirigido al personal municipal, pero también habrá visitas a centros escolares y actividades todas la tardes en María Pita.

Comentarios