miércoles 30/9/20

El barrio de Os Mallos solo tiene abiertos la mitad de sus comercios

El aparcamiento de la zona recibe veinte coches de forma diaria, cuando antes de la crisis entraban en él quinientos
Más de la mitad de los establecimientos comerciales de Os Mallos están abiertos  | patricia g. fraga
Más de la mitad de los establecimientos comerciales de Os Mallos están abiertos | patricia g. fraga

En el barrio de Os Mallos predomina el comercio de proximidad, que desde la pasada semana vio como estos establecimientos retomaron, en mayor o menor medida, su actividad. Ahora mismo, en este distrito coruñés permanecen abiertos la mitad de sus comercios, algo que en las próximas semanas podría aumentar. “Ha abierto un poco más de la mitad de los locales comerciales, pero los bares se han animado menos”, dice el presidente de la asociación de comerciantes Distrito Mallos, José Salgado.

En cuanto a las compras, el ritmo es menor. “La gente está reacia porque tiene miedo, aunque tenga mucha ilusión”, indica. El cuidado de las medidas sanitarias es, en su totalidad, ejemplar, tal y como reconoce Salgado. Sin embargo, mantener el orden en los bares y establecimientos hosteleros del barrio fue un poco más difícil con su reapertura el pasado lunes. “Muchos de los que abrieron volvieron a cerrar por el descontrol y el mal tiempo que ha venido estos días”, sostiene.

Salgado destaca el buen funcionamiento de las peluquerías, que desde el primer día mediante la cita previa “ha resultado exitoso”, dice. Desde Distrito Mallos visitan a todos los comerciantes de forma diaria, a la vez que reparten mascarillas facilitadas por el Ayuntamiento. “Algunos cierran por la mañana o por la tarde, para compaginar un poco mejor el trabajo en sus inicios”, comenta.

Problemas económicos
Además, si algún comercio de proximidad tiene problemas económicos, desde la asociación ya han anunciado que no cobrarán “las cuotas de afiliación, porque ahora es cuando más falta hace la unión y ayuda entre todos”, relata. Si bien la incertidumbre reina en el sector, Salgado cuenta que hay dos extremos. “Hay una minoría desatada y eufórica que ha provocado peleas en bares, y otra parte de la población que se mantiene con miedo por posibles repuntes”, considera.

El presidente de la asociación de comerciantes de Os Mallos es, además, el gestor desde hace 22 años del aparcamiento del barrio. Este parking también ha sido testigo de cómo el coronavirus ha afectado a su actividad habitual. “Al día entraban 500 coches antes de la crisis sanitaria, y ahora, como mucho entran veinte, lo que indica que la gente todavía no se está desplazando y la cosa va poco a poco, aunque lo vemos con ilusión”, concluye.

Comentarios