• Martes, 25 de Septiembre de 2018

La Barrié exhibe pinturas realizadas en silla de ruedas por los usuarios de Amencer-Aspace

“Cuando pinto me dejo llevar. Es un pasito más hacia la libertad”, dice una de las artistas de la exposición “El arte de nuestras huellas”, que desde ayer se puede ver en la Fundación Barrié y que recoge 18 obras de usuarios de Amencer-Aspace, que elaboraron sus creaciones a bordo de sus sillas de ruedas.

La Barrié exhibe pinturas realizadas en silla de ruedas por los usuarios de Amencer-Aspace
La exposición cuenta con 18 obras | javier alborés
La exposición cuenta con 18 obras | javier alborés

“Cuando pinto me dejo llevar. Es un pasito más hacia la libertad”, dice una de las artistas de la exposición “El arte de nuestras huellas”, que desde ayer se puede ver en la Fundación Barrié y que recoge 18 obras de usuarios de Amencer-Aspace, que elaboraron sus creaciones a bordo de sus sillas de ruedas.
El proyecto surgió después de que en 2015 dos alumnos de la Facultad de Bellas Artes –Esther Gandía y Yoshimar Tello– acudiesen como voluntarios a la asociación pontevedresa. Allí, los usuarios les trasmitieron que “había otras formas de expresarse” y les sugirieron pintar con las sillas de ruedas, comentó la coordinadora de centros de día Amencer-Aspace, Rosana Sánchez.
El primer cuadro que pintaron con las sillas marcó “un antes y un después” en la asociación. “Fue el motor del inicio de un taller de pintura y, desde entonces, han ido evolucionado con otras adaptaciones y ayudas técnicas”, dijo Sánchez, quien calificó de “magia” lo que vivieron en la asociación gracias al proyecto. 
Sin límites 
Todo este trabajo, con el que se quiere reflejar la expresión sin límites, se expone ahora en la Fundación Barrié en una muestra compuesta por dos cuadros de grandes dimensiones, tres medianos y otras 13 pinturas de pequeño formato. Según la comisaría de la exposición y profesora de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Vigo, Loreto Blanco, muchas obras se quedaron fuera y otras a medias, dentro de un “proceso creativo que se ha abierto y al que le deseo larga vida”.
Blanco indicó que los miembros de Aspace le transmitieron “una energía contagiosa y unas ganas de emprender” que le hicieron plantearse “muchas cosas sobre la vida”. “Cuando vas a estos centros descubres realmente lo que es romper los límites, este proyecto ahora tiene sus propias ruedas, y nunca mejor dicho, por lo que seguro que continúa”.
La muestra está acompañada de un vídeo en que los usuarios participan en diferentes talleres de pintura con globos, secadores de pelo que hacen mover pelotas impregnadas en colores o paseos encima de lienzos con las ruedas de las sillas como rodillos. “La pintura con la silla nos recuerda que cada uno va trazando su camino a la vez que va dejando huella en el de los demás. El arte nos ayuda y nos enseña a ser como otros, se conecta con nuestra subjetividad, con lo verdaderamente necesario que hay en nosotros, en la particularidad que nos diferencia”, explican desde Amencer-Aspace. l