sábado 31/10/20

El Banco de Alimentos benefició el pasado año a 12.382 coruñeses

La entidad repartió dos millones y medio de kilos de alimentos entre su sede en la ciudad y las de Santiago y Ferrol

A pesar de que el número que acude al Banco de Alimentos Rías Altas (Balrial) aumenta cada año, también lo hacen las cifras de los que se deciden a donar para ayudar a los que más lo necesitan. “Porque nunca se sabe cuando nos puede tocar”, coincide en destacar la presidenta de la entidad, Conchi Rey, quien destaca el 2019 como un año muy bueno: “Hemos repartido muchísimos alimentos”.  

En comparación con 2018, Balrial distribuyó el pasado año un total de 2.542.760 kilos de comida, lo que supone un incremento de 263.000 kilos, a 21.731 personas –500 más que hace dos años–. Por almacén, el coruñés repartió alimentos a 12.382 beneficiarios, el de Ferrol hizo lo propio a 5.476 y el de Santiago a 3.873 vecinos.

“Noviembre, diciembre y parte de enero esto es una locura porque no paran de entrar cosas, pero bien, es muy bueno que tengamos mucho trabajo”, destaca Rey, que también recuerda que la Gran Recogida de hace tres meses fue muy buena, alcanzando 10.000 kilos más que en 2018.

La organización distribuyó 263.000 kilos más que en 2018 gracias al apoyo de 171 entidades colaboradoras

”La gente de A Coruña es súper solidaria. Sé que tenemos a la gente muy quemada, porque ya no somos solo nosotros, es Cruz Roja, Cáritas... pero la verdad es que la gente sigue respondiendo de maravilla”, agradece.

Asimismo, la presidenta provincial destaca la labor del sector empresarial, colegios y demás organismos que se “vuelcan todos los años”. En la actualidad, la organización cuenta con 171 entidades colaboradoras.

Ayuda

Con todo, la falta de voluntarios es una constante en el Banco de Alimentos Rías Altas. Normalmente, suele haber unas 50 personas “fijas” en los tres almacenes, pero hay hechos puntuales que provocan problemas a la hora de desarrollar el trabajo diario.

“En A Coruña, de momento, tenemos, pero uno de los conductores tiene una rodilla fastidiada... andamos salvando y en Santiago no tenemos ningún conductor en estos momentos. Voluntarios siempre necesitamos”, comenta.

La entidad también necesita nuevos colaboradores económicos porque “entra mucha comida pero dinero muy poquito y nos hace falta para toda esta infraestructura”, explica Rey.

Así, todos aquellos que quieran colaborar con el Banco de Alimentos pueden acercarse al almacén de Meicende –Emalcsa también cuenta con uno en Agrela– para hacer sus donaciones y si son grandes cantidades se puede llamar al 674 906 936 para que acudan a recogerlo. Conservas de pescado, productos de desayuno –leche, cereales, cacao...–, aceite y leche infantil continúan siendo los alimentos más necesitados para la organización.

Comentarios