Viernes 22.02.2019

El Ayuntamiento tuvo en 2018 la peor media de pago de facturas a proveedores de todo el mandato

El año pasado necesitó un promedio de casi 37 días y superó en ocho ocasiones el límite permitido

Eugenia Vieito es la concejal del área de Hacienda y Administración | aec
Eugenia Vieito es la concejal del área de Hacienda y Administración | aec

El año pasado fue el peor para el Gobierno local en lo que se refiere al pago de facturas a sus proveedores ya que se registró la media más alta de todo el mandato, fue en el que más veces se superó el límite máximo de 30 días y alcanzó los registros más elevados.

Una vez conocido el dato de diciembre, en el que registró una media de 19,69 días, el promedio del último ejercicio en el tiempo que la Administración necesitó para hacer frente a los pagos a las empresas proveedores fue de 36,84 días, que estaría más de seis por encima del límite establecido por ley.

Este registro es el resultado de doce meses en los que en ocho ocasiones se superó el máximo permitido y que fueron entre los meses de abril y noviembre.

Los datos de este ejercicio son peores en comparación con los del otros años completos del actual mandato. Así, en 2017 el promedio para estos pagos fue de 24,37 días, mientras que en 2016 había sido de 29,62 días. En el primero de estos casos se superó el máximo permitido por el Ministerio de Hacienda cuatro veces, mientras que en 2016 ocurrió en seis. Además, en 2015, año en el que se produjo el cambio de gobierno, la media fue de 33,62 días y hubo siete incumplimientos, todos menos unos correspondientes al tramo tras la llegada de la Marea Atlántica.

Los incumplimientos en el período medio de pago del año pasado tuvieron consecuencias directas para la ciudad, ya que esta situación imposibilitó que se destinasen 15 millones de euros del remanente de 2017 a las Inversiones Financieramente Sostenibles  (una de las condiciones del Gobierno para que los ayuntamientos pueda invertir es estar al día en los pagos) y se dirigiesen a reducir la deuda municipal. El Ayuntamiento esperó hasta conocer el dato de noviembre, el último con el que podría efectuar algún cambio en el destino de estos fondos, pero de nuevo estuvo por encima del máximo.

El año pasado el Gobierno local no consiguió bajar de los 30 días de media para abonar sus facturas entre los meses de abril y noviembre, ambos incluidos. Además de ello, registró en varias ocasiones los índices más altos de todo el mandato.

En mayo se superó el anterior máximo, que no llegaba a los cincuenta días, cuando se tardaron 54,42 días de media en abonar las facturas. Un mes más tarde fue cuando se alcanzó la cota más alta desde que se inició el mandato: 57,27 días.

Después de esta cantidad no se volvieron a registrar otras más altas, pero en los dos meses posteriores el Ayuntamiento también estuvo por encima del medio centenar de días. En julio el dato fue de 52,75 días de media y en agosto de 54,76, la segunda cifra más elevada desde el inicio del mandato en junio de 2015.

Estos datos no solo suponen problemas para los proveedores del Gobierno local, que ven cómo se emplean muchos días para efectuar el abono de sus facturas, sino que también tienen repercusiones para la administración a la hora de efectuar actuaciones.

Comentarios