miércoles 21/10/20

El Ayuntamiento solo gastó el 30% de los fondos destinados a comprar vivienda

El Gobierno municipal gastó solo un 30% de los fondos destinados a la compra de viviendas para utilizarlos como alquiler social. Después de que se presupuestasen 1,26 millones de euros para ello, la adquisición de seis viviendas supondrá un desembolso de algo más de 382.000 euros.

La primera compra del Gobierno local fue un edificio en Marqués de Pontejos | patricia g. fraga
La primera compra del Gobierno local fue un edificio en Marqués de Pontejos | patricia g. fraga

El Gobierno municipal gastó solo un 30% de los fondos destinados a la compra de viviendas para utilizarlos como alquiler social. Después de que se presupuestasen 1,26 millones de euros para ello, la adquisición de seis viviendas supondrá un desembolso de algo más de 382.000 euros.
Ayer se conocieron las cantidades destinadas a la compra de estos seis pisos, que en total suman una cantidad cercana a los 383.000 euros. La adquisición más costosa está ligada a un tercer piso en la calle de Santander, en Os Mallos, cuyo precio es de 91.290,30 euros.
Mientras, hay otras dos viviendas que superan los 60.000 euros. Una de ellas está localizada en la calle de la Barrera (Pescadería), de nuevo un tercer piso, y por un valor de 69.230,77. Ligeramente inferior, por 64.672,04 euros, el Gobierno local comprará un cuarto piso en Agra de Bragua, en O Ventorrillo.
Mientras tanto, las otras tres tienen un valor por encima de los 50.000 euros, siendo la más cara una ubicada en O Birloque, en la calle de Joaquín Martín Martínez, y que corresponde a un cuarto piso por el que se desembolsarán 54.575 euros.
Finalmente, las otras dos viviendas tienen un precio casi idéntico, de unos 51.000 euros, y que corresponden a una primera planta en Almirante Mourelle (en el Agra del Orzán), y a una tercera en la calle de Fe, en la Sagrada Familia.

Alquiler social
El objetivo del Gobierno municipal es que estas seis viviendas adquiridas por medio del programa se destinen a alquileres sociales, con lo que se pretende dotar de mayores facilidades a la hora de acceder a una vivienda a determinados colectivos como pueden ser jóvenes, personas de la tercera edad o individuos en riesgo de exclusión social.
Finalmente solo serán seis los pisos que adquiera el Gobierno local, aunque en un principio llegó a dar por válidas las propuestas presentadas por los propietarios de diez viviendas y de dos inmuebles. Estos fueron los que pasaron el corte marcado por los requisitos municipales de un total de 44 que fueron ofrecidas, pero el resto no respondían a las características señaladas en el programa.
Una vez que se complete el proceso estas viviendas pasarán a formar parte del parque municipal de viviendas, que hasta ahora contaba con 403 unidades, una cifra superior al parque de la Xunta en la ciudad.
Este proyecto de adquisición de viviendas fue presentado el pasado mes de mayo y no fue hasta cinco meses después cuando se conocieron las ofertas presentadas.
Esta iniciativa puesta en marcha el año pasado por la Marea Atlántica no fue muy bien recibida por la corporación municipal. Las formaciones de la oposición criticaron que el Ayuntamiento adoptase el papel de “promotor inmobiliario” ya que consideran que las prioridades en esta materia pasan por otros aspectos.

En este sentido se señalaron el aumento de las ayudas a la rehabilitación y el fomento de los alquileres como principales tareas que debería afrontar el Gobierno local.
A pesar de ello, la Marea decidió seguir adelante y ahora se ven los primeros resultados de una iniciativa que desde María Pita esperan que tenga continuidad en este ejercicio.
El Gobierno local defendió su programa asegurando que además de favorecer la posibilidad de acceder a un alquiler a colectivos con problemas para ello, también se buscaría propiciar la regeneración en diversas zonas de la ciudad a través de la rehabilitación de edificios y pisos.
Estas seis viviendas se unirán a la adquisición de un inmueble en la esquina de Marqués de Pontejos con la calle de San Nicolás, una operación que tendrá un coste de 240.900 euros.
El plan del Gobierno local todavía no fue presentado, aunque la intención sería la de unir este edificio en estado de ruinas a otras dos parcelas municipales y así construir ocho viviendas destinadas a alquiler social.
Según explicó en su momento el concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, los planes del Gobierno local también pasan por acondicionar los bajos de este edificio que se creará, aunque no se detalló qué usos podrían acoger, además de crear un pequeño espacio de estancia para los vecinos en la esquina.

Vivendas Baleiras
Este programa puesto en marcha hace menos de un año contrasta con el rechazo del Gobierno municipal a la iniciativa Vivendas Baleiras que se desarrolla desde la Xunta.
El equipo de gobierno descartó adherirse a este programa desde el principio del mandato y posteriormente no ha cambiado su postura, alegando entre otras cosas problemas que podrían surgir a la hora de gestionar el parque de viviendas.
La situación en A Coruña es diferente a la de las otras ciudades de la provincia. Tanto en Santiago como en Ferrol los gobiernos lo locales dirigidos por las mareas aprobaron unirse a este programa del que ya forman parte desde hace meses.

Comentarios