lunes 25.05.2020

El Ayuntamiento se reunirá en enero con los chabolistas de A Pasaxe para acordar un plan de realojo

El concejal de Regeneración Urbana recuerda que en dos años han trasladado a 
16 familias 

Los chabolistas llevaron un asesor legal a la reunión del jueves | javier alborés
Los chabolistas llevaron un asesor legal a la reunión del jueves | javier alborés

La reunión que mantuvieron el jueves los chabolistas de A Pasaxe con el Ayuntamiento y Demarcación de Costas marca un punto de un inflexión para un proceso, el del realojo, que llevaba meses estancado. El concejal de Regeneración Urbana anunció ayer que a partir de enero comenzarán las reuniones con los representantes de los chabolistas para tratar de buscar soluciones para las 25 familias que aún subsisten en  el asentamiento a orillas de la ría de O Burgo. 
Para Varela, muchos de ellos no son conscientes de que los terrenos son propiedad de Costas, calificados de dominio marítimo-terrestre por una sentencia del Tribunal Supremo, y por tanto destinados a uso público, por lo que nadie puede residir en ellos. Es más: las empresas que se encuentran en el pequeño polígono junto al puente también podrían tener que abandonarlas. 
En las reuniones del próximo año participará un abogado, Hugo Pastoriza, para proteger los derechos legales de los afectados y Varela recordó que él ha hablado personalmente con los chabolistas de A Pasaxe en otras ocasiones, e incluso el alcalde, Xulio Ferreiro, pero que el jueves hizo acto de presencia  este asesor legal para representar a las familias “Nos parece positivo”, comentó. 
Con seguimiento 
El desafío que se presenta al Ayuntamiento es cómo llevar a cabo un realojo que llevan dos años trabajando. Por el momento, 16 familias han sido realojadas en una situación “adecuada e digna para as súas necesidades”, en palabras de Varela, que destacó que, además, se está realizando un seguimiento de las familias realojadas, algo que no se hizo anteriormente, por otros gobiernos locales, como en el caso del Plan Especial de Penamoa. “Os casos máis complicados están sendo os derivados dos estados de realoxo anteriores a nós, porque non houbo seguimento social” , dijo para reconocer que tienen muchos problemas porque cuesta que las familias sigan los itinerarios marcados.  
Pero las familias que residen todavía en el poblado son en su mayoría chatarreros y necesitan el terreno para acumular el material. Ante el problema de la chatarra, Varela aseguró que se trabajó con alternativas de todo tipo y que el Equipo Hábitat buscó viviendas unifamiliares: “Cada caso é un mundo”. No hizo ninguna referencia al hecho de que no se puede acumular chatarra en un descampado o junto a una casa, sino que hay que contar con naves habilitadas para ello, según la normativa medioambiental. 
 Solo insistió en que hay seis trabajadoras sociales contratadas exprofeso para buscar “alternativas distintas para cada familia.  
Familias retornadas 
Varela tampoco hizo referencia al reciente regreso de por lo menos una familia al poblado, tras abandonar la vivienda social que le proporcionó desde 2013 merced  a un convenio municipal la asociación Antonio Noche, que preside Rosa Otero
El afectado, Antonio Carlos Mato, volvió hace un par de meses al poblado, en compañía de su esposa y de su hijo de 20 años, y desde entones malvive en una furgoneta, tras haber perdido la Rissga. Otro caso que se presenta difícil de resolver. l

Comentarios