miércoles 16.10.2019

El Ayuntamiento reclama ahora nueva documentación al comercio para pagar las ayudas de 2018

El sector duda de que vaya a recibir los abonos antes del fin del mandato y pide las nuevas subvenciones con muchas dudas

La Noche Blanca de la Zona Comercial Obelisco es uno de los eventos que suele apoyarse en estas partidas | javier alborés
La Noche Blanca de la Zona Comercial Obelisco es uno de los eventos que suele apoyarse en estas partidas | javier alborés

Una gran parte de las asociaciones de comerciantes de la ciudad han apurado la presentación de sus proyectos a la nueva línea de subvenciones municipales para el sector, cuyo plazo se cerró este miércoles, aunque están disconformes con las cláusulas y todavía esperan que el Ayuntamiento acabe de pagarles las ayudas del año pasado. De hecho, la Marea acaba de remitir una nueva tanda de requerimientos de documentación para que las entidades sigan justificando el gasto de 2018, de manera que el sector duda de que vayan a saldar las deudas antes de las elecciones municipales.

Lejos de dejar resueltos algunos flecos pendientes de las políticas desarrolladas en 2018 antes de la cita con las urnas, el Gobierno local de la Marea ha vuelto a enfadar al comercio de proximidad al empezar a exigir más documentos que justifiquen el gasto de las subvenciones al sector del pasado ejercicio antes de abonarles el dinero que les falta y por el que ya presentaron facturas. En paralelo al cierre de la presentación de acciones para apoyar económicamente este año, la Concejalía de Empleo y Economía Social responsable del área ha solicitado que aporten más datos a prácticamente todas las asociaciones. 

Este nuevo paso, que no hace otra cosa que retrasar el abono del dinero pendiente, incrementa la tensión en las relaciones entre ambas partes, que pasan por uno de sus peores momentos por el pliego de condiciones impuesto por el departamento que dirige Alberto Lema para poder solicitar un impulso económico para el año en curso. Tanto desde las agrupaciones como desde la Federación Unión Comercial Coruñesa (FUCC) ponen en duda que puedan llegar a cobrar lo que les adeuda el Ayuntamiento antes del día 26, con los consiguientes problemas que puede traer por si hay un cambio de gobierno. 

Actividades en el aire 
Pese a esta maniobra municipal, que consideran muy lesiva para los empresarios, un buen número de colectivos han decidido apurar los plazos y presentar sus proyectos para luchar por una subvención de 2019. 

Al menos nueve entidades de las alrededor de 20 sociedades que están dadas de alta actualmente mandaron la documentación al Ayuntamiento, aún siendo muy críticas con unos pliegos que ven prácticamente “imposibles” de cumplir. De hecho, las más pequeñas han evitado pedir colaboración del Consistorio para organizar acciones que incentiven el consumo porque no se pueden hacer cargo del 10% que les reclama Comercio a modo de copago, una cláusula de nueva imposición.

Fuentes de la FUCC, que también ha demandado su parte, recalcan que las “condiciones son demasiado exigentes e inalcanzables para algunos” y que varias de las asociaciones han mandado sus planes con muchos interrogantes abiertos. Si la decisión del Ejecutivo local no les convence renunciarán a las subvenciones, pero de momento hay quien está trabajando en conseguir patrocinadores para salvar ese 10% de aportación propia. 

Este año también les tocará gestionar y pagar la ocupación de vía pública aunque hagan algo “en beneficio de la comunidad”. Con todas las cláusulas introducidas en la licitación, entienden que de alguna manera la Marea trata de “eliminar al tejido asociativo”.

Comentarios