sábado 24.08.2019

El Ayuntamiento pretende retomar la reforma del centro García Sabell

Durante el pasado mandato figuró en varias ocasiones en el presupuesto, pero no se llegó a realizar la actuación
El centro García Sabell se encuentra en Elviña | patricia g. fraga
El centro García Sabell se encuentra en Elviña | patricia g. fraga

El nuevo Gobierno local tiene previsto llevar a cabo durante este mandato la rehabilitación del centro asociativo García Sabell, que está cerrado desde abril de 2014 debido a su mal estado.

El equipo encabezado por Inés Rey aspira a llevar en estos años una actuación que permitirá recuperar un espacio que antes ocupaban diversas entidades sociosanitarias para este mismo uso. Los colectivos lo dejaron debido a su mal estado, que ha empeorado después de más de cinco años cerrado.

El objetivo del Ayuntamiento es que este centro pueda volver a estar disponible para algunas entidades sociosanitarias de la ciudad, que en muchos casos carecen de un lugar en el que desarrollar su actividad o el que poseen tampoco se encuentra en buen estado.

Este centro estaba previsto que se reservase para la Federación Galega de Enfermidades Raras e Crónicas (Fegerec), pero su traslado a dependencias municipales en San Diego abrió la puerta a que sean otras entidades las que se cambien al García Sabell cuando esté en condiciones.

Uno de los principales problemas que tendrá que afrontar el Gobierno municipal para su rehabilitación son precisamente las malas condiciones en las que se encuentra el espacio después de más de cinco años sin uso. En abril de 2014, cuando se cerró, contaba con problemas en la instalación eléctrica, que provocaban descargas a través de las paredes, y las humedades, una situación que desde entonces ha empeorado por la falta de mantenimiento.

Partidas

La recuperación del centro asociativo García Sabell es una vieja aspiración del Partido Socialista. Durante el pasado mandato ya intentó que se llevase a cabo introduciendo partidas con este fin en el presupuesto diseñado por la Marea.

La primera vez fue en 2017, cuando el PSOE requirió que se reservasen 250.000 euros para la rehabilitación de este espacio dentro de sus peticiones para apoyar el presupuesto del Ayuntamiento aunque nunca se llegaron a ejecutar.

El segundo intento fue en noviembre del año pasado y con intención de que fuese una de las Inversiones Financieramente Sostenibles (IFS) a las que se dedicase el superávit municipal.

En este caso eran 622.669,47 euros los que el Partido Socialista propuso que se dedicasen para la reforma del García Sabell, pero nunca se llegaron a incorporar al presupuesto. El motivo es que las IFS solo se podrían haber aprobado si el Gobierno local cumpliese con el pago a proveedores, algo que no sucedió.

Comentarios