lunes 26/10/20

El Ayuntamiento otorga la licencia para el poliducto del Puerto Exterior

La obra es un requisito para liberar los muelles de San Diego de actividad de cara a su futura urbanización
La junta de gobierno reunida ayer aprobó ayer la licencia para el proyecto del poliducto de Punta Langosteira
La junta de gobierno reunida ayer aprobó ayer la licencia para el proyecto del poliducto de Punta Langosteira

Era una actuación que estaba prevista desde hace tiempo, y ayer por fin la junta de gobierno aprobó la licencia para que Repsol acometa la construcción del nuevo poliducto de Punta Langosteira. La alcaldesa, Inés Rey, recalcó que cumple todos los requisitos para proteger los hallazgos (un petroglifo) y destacó también lo que significa para la ciudad: un paso más en el proceso para trasladar toda la actividad petroquímica del muelle de San Diego y urbanizarlo. 

La obra consta de  un presupuesto de 3,8 millones de euros y Repsol tiene seis meses para iniciar los trabajos. Cuando hayan concluido, se podrá descargar el crudo con seguridad en Punta Langosteira y lo que es más importante: “Desbloquea e impulsa  o  último paso para un proxecto que lle permitirá liberar os peiraos, recuperar parte da cidade e construír unha cidade nova dentro da cidade: un novo ensanche”.

 Recientemente, el Gobierno local firmó un convenio con la Universidad para elaborar un estudio sobre el futuro desarrollo urbanístico no solo del muelle de San Diego, sino también del de Batería y Calvo Sotelo, estudio que estará listo antes de fin de año, según las estimaciones municipales. El objetivo declarado del Gobierno local es la revisión de los convenios de 2004 y de los protocolos de 2018, la condonación de la deuda del Puerto, y la “urgente” conexión ferroviaria con Punta Langosteira. 

Relaciones institucionales 
La regidora recordó ayer que cuando llegó a María Pita, las relaciones institucionales con la Autoridad Portuaria estaban rotas y fue necesario reconstruirlas. La alcaldesa también criticó que el protocolo de 2018, acordado entre Xunta y Puertos del Estado, dejara de lado al Ayuntamiento, que en aquel entonces estaba gobernado por al Marea Atlántica, para llegar a un acuerdo sobre cómo se urbanizarían los muelles.

Hay que recordar que el Gobierno local cuenta con un asiento en la Autoridad Portuaria, pero no la Marea, que pretendía crear un órgano específico capitaneado por el Ayuntamiento para controlar la urbanización de los muelles y evitar el exceso de edificabilidad, mientras que el Puerto pretende usar los beneficios de la construcción para sanear sus finanzas, en números rojos por la construcción del Puerto Exterior. El Gobierno actual, en lo que se refiere a los muelles, adopta una postura parecida a la de la Marea, y criticó duramente que el protocolo de 2018 dejara de lado al Ayuntamiento: “Nunca entendín como se puido asinar un protocolo dándolle as costas. Paréceme intolerable. Un proxecto de cidade ten que estar por riba de cuestións políticas, non de se gobernan os meus ou non”, dice Rey.

Comentarios