sábado 16/1/21

El Ayuntamiento no logró avances pese al cambio de gobierno en Madrid

La situación en torno a la fachada marítima, el tren a Langosteira, o Alfonso Molina sigue sin novedades

El futuro de los muelles interiores continúa sin definirse | patricia g. fraga
El futuro de los muelles interiores continúa sin definirse | patricia g. fraga

El pasado 1 de junio se produjo una moción de censura que acabó con el mandato de Mariano Rajoy en el Gobierno central y que supuso la llegada del PSOE y de Pedro Sánchez. Este momento se vio desde el Ayuntamiento como una buena oportunidad para conseguir avances notables o definitivos en algunos de los asuntos más importantes que debe afrontar la ciudad. Sin embargo, pasado más de medio año la situación sigue igual prácticamente en todos ellos y ya empiezan a evidenciarse las diferencias entre ambas administraciones.


“Un nuevo escenario” fue como definió el alcalde, Xulio Ferreiro, la situación que se creaba en la relación entre el Gobierno local y el central, que durante el tiempo del Partido Popular estuvo marcada por los enfrentamientos y una falta de sintonía prácticamente absoluta entre ambas administraciones.


Mientras, poco más de medio año después, la actitud del regidor es bastante diferente. “Non podemos esconder o noso malestar”, explicó Ferreiro la semana pasada.

Malestar

El malestar del Gobierno municipal se refleja en diversos asuntos, el más destacado el futuro de la fachada marítima. Más allá de alcanzar un acuerdo global sobre los terrenos portuarios de la ciudad, en María Pita se espera que el primer paso sea la condonación de la deuda de la Autoridad Portuaria, de la misma manera que se confirmó que se va a hacer en Valencia, si cabe con más motivo ya que aquí fue para crear una nueva infraestructura que asuma tráficos como el de los petroleros mientras que en el caso de la ciudad del Turia fue para favorecer actividades lúdicodeportivas.


Además de la condonación de la deuda, también continúa en el aire el futuro de estos terrenos. El pasado mes de abril el Gobierno central, todavía con el Partido Popular al mando, firmó un convenio que garantizaba la titularidad de los muelles de Batería y Calvo Sotelo y de La Solana.


Este acuerdo incluía a la Xunta, que aportaría 20 millones de euros, al Ministerio de Fomento a través de Puertos del Estado y al Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), pero no al Ayuntamiento, motivo por el que el Gobierno local se mostró contrario a este movimiento. 


El cambio de gobierno en Madrid diluyó este acuerdo, pero lo cierto es que desde entonces tampoco hubo novedades. “É certo que hai mellor diálogo, hai xestos e boas palabras, pero nada máis”, dijo hace unos días el alcalde, quien remitió sendas cartas al ministro de Fomento y a Pedro Sánchez reclamando mayor implicación y más decisiones sobre la ciudad.


El acuerdo firmado en abril también incluía que entre el ministerio y el Adif se financiase la conexión ferroviaria a punta Langosteira, un asunto ligado al anterior pero sobre el que el Ayuntamiento tampoco consiguió que se diesen pasos con el Ejecutivo de Sánchez.


Durante el tiempo en que coincidieron el PP en Madrid y la Marea en A Coruña, desde el Gobierno local se acusó al central de bloquear proyectos en la ciudad, algo de lo que también se acusaba a la Xunta, también dominada por los populares. Después de meses con el PSOE al frente del Ejecutivo central parece que la situación tampoco mejora.


La falta de avances entre ambas administraciones no se limita solo a los terrenos portuarios y otros relacionados como el tren al Puerto Exterior. Así, de la reforma de la avenida de Alfonso Molina tampoco se sabe nada desde hace bastantes meses pese a ser una actuación vital sobre la principal arteria de entrada y salida de vehículos de la ciudad.


La subdelegada del Gobierno en A Coruña, Pilar López-Rioboo, respondió a las críticas de la semana pasada de Ferreiro que de “manera inminente” se procederá a licitar la pasarela de Pedralonga, una actuación que ya se había acordado que se realizase de manera independiente y que debería servir un movimiento previo a acometer la renovación de la vía. Las palabras de Ferreiro causaron “extrañeza y sorpresa” en la Delegación del Gobierno, desde donde se aseguró que el compromiso del Estado con la ciudad y sus infraestructuras es “evidente”. 

Reunión

A pesar de la falta de avances claros en estos proyectos, desde la Delegación del Gobierno se apunta que se encuentran en un período de desbloqueo de aspectos que afectan a diversas actuaciones pendientes como puede ser el caso del saneamiento de la ría de O Burgo. Así, está previsto que el próximo mes se produzca una reunión entre el Estado y la Xunta con el objetivo de dar pasos para el dragado de la ría.


La Maestranza es otro de los puntos de fricción más notables entre ambas administraciones. El Estado, a través del Ministerio de Defensa, tiene dos parcelas en esta zona que fueron vendidas para proyectos inmobiliarios.  El Ayuntamiento quiere recuperar estas propiedades para que sean espacios públicos y paralizó la concesión de licencias durante un año, una medida que fue recurrida por el ministerio pero rechazada desde María Pita.

Comentarios