viernes 25/9/20

El Ayuntamiento no logra que fructifique ninguno de sus planes de alquiler social

El programa de adquisición de vivienda está inmerso en una polémica y llegó hasta la Fiscalía

El Ayuntamiento compró en 2017 un edificio en Pontejos, contiguo a un solar municipal, pero sigue en el mismo estado que entonces | pedro puig
El Ayuntamiento compró en 2017 un edificio en Pontejos, contiguo a un solar municipal, pero sigue en el mismo estado que entonces | pedro puig

El fomento de las viviendas de carácter social era uno de los aspectos que se marcaban como prioritarios desde la Marea Atlántica antes de su llegada al poder, pero a pocos meses de llegar al final del mandato nada se sabe de la construcción de los edificios señalados para ello en el parque Ofimático y en la calle del Marqués de Pontejos. Además de esta actividad promotora, uno de los métodos para afrontar este propósito fue la convocatoria de un programa de adquisición de vivienda en 2017 y que se convirtió en una de las mayores polémicas en las que se ha visto envuelto el equipo de gobierno en estos años.

Para este programa se presupuestaron 1,26 millones de euros de los que se gastaron algo más de 382.000 euros en seis viviendas, menos de un tercio de los fondos totales. El Ayuntamiento formalizó las compras de estas seis propiedades en los últimos días de 2017 y pocas semanas después comenzaron las sombras en torno a este programa.

De las seis propiedades adquiridas, dos pertenecían a un afín a la Marea Atlántica y por ellas se pagaron 145.865 euros. El Partido Popular fue el encargado de ir denunciando públicamente las irregularidades en torno a estas adquisiciones. La formación destacó que en ninguno de los dos casos se habían respetado todas las bases que se establecieron para el concurso, en algunos casos relacionados con superficies que no se adaptan a lo requerido. Además, una de ellas no figuraba como vivienda, sino que lo hacía como oficina.

Cambio de versión
El Gobierno local negó que existiese cualquier tipo de irregularidad, luego admitió que pudo haber errores durante el proceso y señaló a los funcionarios encargados del programa como los responsables, pero hasta el día de hoy no reconoció ningún tipo de implicación por parte de concejales.

Los populares no cesaron en sus quejas y forzaron la celebración de un pleno extraordinario, que fue convocado por el secretario después de que el alcalde no lo hiciese. Toda la oposición exigió en la sesión que se cesara a los concejales Xiao Varela y Alberto Lema por su implicación en el proceso, pero la petición no se cumplió. También se pidió que se enviase los expedientes al Consello Consultivo.
Este organismo dictaminó que la compra de estas dos viviendas debía ser declarada nula por incumplir las bases del programa y también detectó irregularidades en otros tres inmuebles, por lo que se prevé que finalmente solo uno de los seis pisos podrá ser utilizado por el Ayuntamiento para alquiler social.
El asunto está todavía pendiente de resolverse y además el PP denunció ante la Fiscalía los hechos, sobre los que el Ministerio público todavía no se ha pronunciado.

Construcción de edificios
El programa de compra de vivienda para alquiler social estaba destinado para pisos ya construidos, en los que podría hacerse alguna mejora o actuaciones de acondicionamiento, pero ya preparados.

El objetivo era que pudiesen acoger a colectivos de población que habitualmente cuentan con mayores dificultades a la hora de acceder a una vivienda como pueden ser personas en riesgo de exclusión o jóvenes con .


Pero además de estas viviendas, el Gobierno municipal también tenía planes de construir inmuebles para destinarlos a beneficiarios similares.

En este sentido, entre sus proyectos figuraban la construcción de viviendas de carácter social en la ciudad y haca años se ofrecieron algunos ejemplos como el parque Ofimático o la calle del Marqués de Pontejos. Ninguno de estos estará listo antes del mes de mayo, habida cuenta de que ni siquiera se ha empezado con su construcción. El Ayuntamiento es propietario de suelo en el Ofimático, pero el anuncio del alcalde en el discurso navideño de 2015 de construir un edificio con unas 80 viviendas, que luego el concejal de Regeneración Urbana a un centenar, no pasó de ahí.

Las viviendas bioclimáticas irían destinadas a jóvenes y estaba previsto, según explicó el alcalde por aquel entonces, que se pondría en marcha un concurso al año siguiente.


La realidad es que sobre este asunto no volvió a haber más novedades y avances públicos, lo que denota que en algún momento el Gobierno local decidió aparcar esta iniciativa de la agenda municipal.


Si sobre el edificio en el parque Ofimático no volvió a haber más noticias, tampoco hubo muchas más desde que el septiembre de 2017 se hizo público que el Gobierno municipal había adquirido un edificio en la calle del Marqués de Pontejos, en la esquina con San Nicolás.


El Gobierno municipal pagó por este inmueble, que se encuentra en estado de abandono desde hace años, 240.991 euros y el planteamiento municipal era unirlo a un solar contiguo para crear una serie de viviendas.


Desde su compra, hace casi un año y medio, no se ha hecho pública novedad alguna ni se presentó ningún proyecto para conocer los detalles de la iniciativa.

Comentarios