domingo 23.02.2020

El Ayuntamiento licitará este año la primera fase de reurbanización de las viviendas de María Pita del barrio de Labañou

Recreación de una de las zonas en las que se humanizará el entorno
Recreación de una de las zonas en las que se humanizará el entorno

El grupo de viviendas de María Pita del barrio de Labañou, declarada zona ARI (Área de Rehabilitación Integral en 2015) verá a finales de año el inicio del tan esperado cambio de humanización y accesibilidad en la zona con la licitación de la primera fase de reurbanización del entorno residencial.

El concejal de Urbanismo, Juan Díaz Villoslada, les explicó el anteproyecto a los vecinos el pasado día 22 y les explicó que el objetivo es “mejorar la calidad urbana” del barrio y que los trabajos se llevarán a cabo en varias fases, basándose en la disposición presupuestaria.

Calles de plataforma única de preferencia peatonal, más árboles y zonas verdes, dos zonas de juegos para niños y un par de pérgolas –una en la parada de autobús y la otra en el espacio infantil– son algunos de los puntos básicos del proyecto, el cual también obligará a realizar algunas modificaciones como la recolocación de las plazas de aparcamiento. “La intención es mantener el número existente, pero llevándolas a las calles perimetrales. De este modo, los espacios interiores serán zonas de estancia y de juego”, explican desde el Ayuntamiento.

Los residentes en el grupo de viviendas celebran la noticia ya que, tal y como señala una de las vecinas, Luisa, llevan años “dejadas de la mano de Dios”. Así, denuncian la inexistencia de pluviales por lo que celebran también la promesa de mejorar la red de alcantarillado realizada por Villoslada en la visita, así como los problemas que presenta el cableado exterior.

“La única pega que le veo es a lo del aparcamiento porque en esta zona cada vez hay más gente joven y en las casas se tienen dos o tres coches con lo cual se hace difícil, por lo que pedimos que se habiliten las plazas suficientes”, destaca esta vecina. Construido entre 1954 y 1960, el grupo de viviendas María Pita goza de un enclave único con vistas a la Torre de Hércules. “Yo nací aquí y nunca fui más feliz”, asegura Luisa.

Comentarios