Martes 11.12.2018

El Ayuntamiento invertirá 450.000 euros en mejorar una zona verde frente al cementerio de Feáns

Como resulta casi imposible aumentar el número de zonas verdes en el centro de la ciudad, el Ayuntamiento está determinado a hacerlo en la periferia, donde todavía existen espacios abiertos.

Proyecto del bosque de Breogán
Proyecto del bosque de Breogán

Como resulta casi imposible aumentar el número de zonas verdes en el centro de la ciudad, el Ayuntamiento está determinado a hacerlo en la periferia, donde todavía existen espacios abiertos. Por eso ayer la concejala de Medio Ambiente, María García, anunció el anteproyecto para la creación de una nueva zona verde, que estaría ubicada cerca del pueblo de Feáns y de la urbanización Breogán y frente al cementerio. Se trata de una “actuación branda”, como la denominó García, pero que supondrá invertir cerca de 450.000 euros, según las estimaciones iniciales y esperan que se lleve a cabo antes de que finalice el mandato. 
El grueso del proyecto, dado que los fondos son europeos (Eidus), debe ser licitado, por lo que no empezaría antes de 2019. El nuevo proyecto formará parte del cinturón periférico que siempre ha sido accesible al público, puesto que es de propiedad municipal, pero nunca se ha cuidado. García reconoció que los habitantes tanto de la urbanización como del pueblo de Feáns son los que tienen posibilidades de uso diario pero considera que la iniciativa afecta a toda la ciudad, que es deficitaria en zonas verdes: “É para todas as persoas que queren dar un paseo polo monte”. 
El Gobierno local espera que el bosque de Breogán aporte una mayor calidad de vida en la ciudad, un ocio saludable, la práctica del deporte, espacios que contribuyan a la salud, a la biodiversidad, a los incendios forestales e incluso forma parte de la lucha contra el cambio climático “ter lugares preparados con sombra en episodios de fenómenos extremo de temperatura podamos ter lugares onde protexernos”. 
Sin grandes cambios 
Actualmente, se trata de un área castigada no solo por la construcción, sino porque en amplias zonas se usó como vertedero ilegal, con escombreras. “É un área ferida pero está cicatrizando”, asegura García. Las intervenciones serán mínimas, potenciando lo que ya existe, con vegetación autóctona y manteniendo los senderos principales con algunos secundarios. “Sin grandes cambios ni desmontes nin movementos de terra”, añadió la responsable de Medio Ambiente. 
El diseño inicial prevé un mantenimiento igualmente mínimo, con cuatro zonas diferentes: y queda para una segunda fase, que tienen que estudiar a mayores, incluir todo el cementerio de Feáns. Pero para conseguirlo deben decidir como salvar el obstáculo que supone la carretera: “Unha dificultade a maiores”. 
En el corazón del futuro parque se encuentra una zona que la edil, que la visitó en primavera, describió como “absolutamente maravillosa”, consistente en un gran prado rodeado de árboles autóctonos que acogen fauna (pájaros). Admitió que también hay plantas foráneas, como eucaliptos, pero el plan municipal consiste en ir sustituyendo estos ejemplares por otros autóctonos. 
Según ella, los sonidos de animales “viñan do salqueiro, porque nos eucaliptos reinaba o silencio”. Existen zonas donde se depositaron escombros y arena y allí se instalarán las zonas de uso exclusivo. En la zona más cercana a la urbanización, se instalarán merenderos y cuatro kilómetros de caminos repartidos entre cuatro zonas para que la gente pueda pasear porque, como señaló, “a especie faunística para a que está pensada esa zona é para nós”. l

Comentarios