viernes 24.01.2020

El Ayuntamiento espera que la Tercera Ronda cuente con un radar antes de que acabe el año

La Marea Atlántica quiso hacerlo hace dos años, pero no pudo conseguirlo por falta de acuerdo presupuestario
Las consecuencias de los accidentes en la Tercera Ronda consisten sobre todo en daños materiales | javier alborés
Las consecuencias de los accidentes en la Tercera Ronda consisten sobre todo en daños materiales | javier alborés

El Ayuntamiento espera que la Tercera Ronda pueda contar con un radar en su tramo peligroso, el que discurre entre la carretera de Baños de Arteixo y la calle de Severo Ochoa, antes de que acabe el año. Se trata de una medida que ya anunció en 2018 el Gobierno de Xulio Ferreiro, pero que hasta ahora no se había podido poner en práctica por falta de presupuestos, dado que la Marea Atlántica y el PSOE no pudieron alcanzar un acuerdo. Sin embargo, hay que señalar que la partida no es tan alta como pidió en un principio la Concejalía de Seguridad Ciudadana, de manera que habrá que priorizar.

La Tercera Ronda o Ronda del Deportivo se inauguró en abril de 2015 y poco a poco se ha ido convirtiendo en una de las opciones para evitar las congestiones habituales en el último tramo de Alfonso Molina. Al no haber tráfico, se puede circular a gran velocidad, lo que lleva a salidas de vía cuando la calzada está mojada, aunque ninguna mortal. Esta clase de accidentes se repite periódicamente, aunque rara vez tienen heridos como resultado.

Dentro de las cuentas también se incluye un 
dron, pero no está claro si su compra será prioritaria

Como la falta de un acuerdo con el PSOE hizo imposible que se destinara el superávit a instalar un radar, la Concejalía de Movilidad decidió instalar en junio de 2018 una nueva señalización, rebajando en el tramo de peligro la velocidad de los 80 kilómetros por hora a los 60. Sin embargo, los accidentes todavía continúan sucediéndose en la zona y los expertos en Tráfico consultados insisten en que todos o casi todos los accidentes se deben a una velocidad inadecuada por parte de los conductores.

A mayores, hay que tener en cuenta otros factores, como un peraltado posiblemente defectuoso o los dilatadores del puente, las bandas de metal que, cuando llueve, hacen que los neumáticos patinen sobre la superficie mojada y acaben saliéndose de la vía. Sin embargo, los agentes de Tráfico no están dispuestos a aceptar que ese sea el principal problema: “Si cuando lloviera la gente fuera más despacio, esto no pasaría”.

Menos tráfico

Pisar el acelerador es posible porque la Tercera Ronda nunca ha absorbido tanto tráfico como esperaba. Los expertos calculan que la Intensidad Media Diaria (IMD) en su tramo más cercano a la glorieta del Pavo Real es de 24.000 vehículos, apenas algo más de los cerca de 23.000 del año pasado.

Eso significa que está al máximo de su capacidad de absorber el tráfico de Alfonso Molina en las actuales condiciones, solo cuatro años después de su puesta en funcionamiento. A día de hoy, en el tramo no urbano de Alfonso Molina, el IMD es de 121.000 vehículos, aunque la cifra baja a medida que se acerca a la ciudad.

El multamóvil

Por otro lado, en los presupuestos de este año también figura un nuevo Automóvil de Vigilancia Integrado (AVI) más conocido como multamóvil, un dispositivo que lleva tiempo siendo reclamado por la Sección de Tráfico de la Policía Local, porque considera que permitirá impulsar la lucha contra la doble fila más allá de lo que se lleva haciendo hasta ahora: “Nos permitirá activar e incrementar nuestro nivel de control en algunas zonas”. Actualmente, la Policía Local cuenta con un vehículo parecido, pero se ha quedado obsoleto “Tenemos casi el multamóvil más antiguo de España”, se quejan las fuentes consultadas.

Casi todas las salidas de vía son resultado de que el vehículo circulaba a una velocidad inadecuada

De hecho, el actual vehículo llegó de la mano de la anterior empresa concesionaria de la ORA, Emvsa, en noviembre de 2008. A medida que se volvía obsoleto, pasaba periodos de tiempo cada vez más largos sin funcionar. En 2012 tramitó 3.690 denuncias, en 2015 impuso 872 multas, pero en 2016 ya cayó en picado, hasta las 149 sanciones.

Pero no todos los nuevos equipamientos de la Concejalía de Seguridad Ciudadana tienen que ver con aumentar la capacidad sancionadora. También figura un dron, un aparato que resulta muy útil para servicios de emergencia como Bomberos, ya sea para emergencias en el mar o para localizar vertidos. Pero no se trata de una inversión prioritaria.

Comentarios