Sábado 25.05.2019

El Ayuntamiento cierra dos locales de ocio nocturno en el Pasadizo del Orzán

Los vecinos continúan con su campaña de denuncias para luchar contra 
los infractores

La calle Pasadizo del Orzán cuenta desde la semana pasada con dos locales menos en activo | quintana
La calle Pasadizo del Orzán cuenta desde la semana pasada con dos locales menos en activo | quintana

Estos días, la calle Pasadizo del Orzán está más tranquila que en días pasados, y no es debido al recogimiento propio de Semana Santa: la Policía Local cerró dos locales que allí se encuentran después de constatar numerosas infracciones a las ordenanzas. La asociación de vecinos de Ensenada del Orzán reconoció la labor llevada a cabo por la sección de Disciplina Urbanística en este sentido, aunque señaló que, en otro de los locales, había intervenido la Policía Nacional, por tratarse de un lugar sospechoso de tráfico de drogas. 


Los propios vecinos se han mostrado muy activos en ese sentido. Basta con señalar que uno de los locales que permanecen cerrados recibió más de setenta denuncias por incumplimiento de las ordenanzas en los últimos tres años. “También se han hecho cinco mediciones de ruidos y en diez casos, se descubrió que se había manipulado el sonógrafo”, señalan los vecinos. 

El sonógrafo es un aparato que se instala por obligación en esta clase de locales, que ofrecen música a sus clientes, para asegurarse de que no sobrepasan los 80 decibelios. “A partir de ahí, los vecinos pueden escuchar la música”, aseguran desde la asociación. Y por lo menos en diez ocasiones, la Policía Local descubrió que uno de los establecimientos había manipulado el sonógrafo para poder subir el volumen. 

Por otro lado, la Policía Nacional había actuado a mediados del mes pasado, cuando realizó una redada en un local de Pasadizo del Orzán. Durante más de una hora, los agentes de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) se dedicaron a registrar el establecimiento, en el que fuentes policiales señalan que se incautaron de varios bienes, a lo que hay que añadir las anteriores actuaciones antidroga de la Policía Local en ese mismo local que, según los vecinos de la zona, es un foco de menudeo de drogas. “Es un punto negro de todo lo malo que ocurre por la mañana”, aseguraban entonces los vecinos.

Por escrito 
Acciones como esta ponen de manifiesto que se está cambiando la dinámica en lo que durante décadas ha sido el epicentro de la movida nocturna de la ciudad, que ha perdido gran parte de su animación después de que en los últimos años se haya registrado el cierre de más de una docena de locales. En gran parte, es debido a la acción vecinal que, hartos de tener que soportar el ruido y otras incomodidades, han presentado a través de la asociación cerca de 200 denuncias por escrito: el resultado fue el cierre de esta docena de locales en menos de dos años. “No hay otro remedio”, comentan desde la asociación. Aseguran que antes se limitaban a llamar por teléfono a la Policía Local cuando consideraban que un local excedía el nivel de ruido permitido.

“Pero no servía de nada”. No siempre los agentes se presentaban, pero cuando lo hacían, a veces simplemente conminaban a los propietarios a que bajaran el volumen. Poco después, volvían las molestias. “Las cosas hay que hacerlas bien, así que decidimos moverlo todo por escrito: no solo denunciarlo, sino también pedir mediciones”, aclaran. 


A medida que las denuncias se acumulaban, y sus correspondientes multas, muchas de decenas de miles de euros, los hosteleros comenzaban a echar el cierre.   Algunos locales han llegado a sufrir sanciones de 230.000 euros, sin contar la orden de cierre, todas tramitadas por el Ayuntamiento. A pesar de medidas disuasorias de los dueños, como cambiar la titularidad del local, el resultado es que el ambiente en la zona del Orzán es más tranquilo que nunca.

Comentarios