sábado 24.08.2019

El Ayuntamiento aumenta el gasto en horas extra para la seguridad ciudadana

La falta de personal por las prejubilaciones obliga a adoptar medidas extraordinarias
La calle de Socorro es el epicentro de la zona de ocio nocturno del Orzán
La calle de Socorro es el epicentro de la zona de ocio nocturno del Orzán

El Ayuntamiento mantiene una política de gasto prácticamente ilimitado en lo que se refiere a las horas extra de la Policía Local. El objetivo es que no se note la falta de agentes en las labores de seguridad ciudadana después de que 34 se prejubilaran este año. Se cuida especialmente el turno de noche, que al estar integrado por agentes jóvenes, ha podido librarse de lo peor: cada turno está compuesto por quince policías municipales, que controlan las zonas más conflictivas del centro de la ciudad y, cuando comienza el curso, el fenómeno del botellón. A pesar de todo, se producen incidentes periódicamente, como el que tuvo lugar el sábado de la semana pasada y en la que tres jóvenes de unos 20 años fueron agredidas físicamente por un hombre de casi 50.

La percepción de inseguridad se acentúa ante la ausencia de patrullas, y las autoridades lo saben. Ya hace años que la Policía Nacional ha reducido progresivamente el número de patrullas en la calle por escasez de efectivos. Este año, sin ir más lejos, el número de policías nacionales en A Coruña se reducirá aún más, según los sindicatos, aunque ni el delegado del Gobierno, Javier Losada, ni el jefe superior de la Policía Nacional en Galicia, Manuel Vázquez, han podido confirmar este extremo.

Así que, poco a poco, la Policía Local ha ido asumiendo cada vez más las labores de seguridad ciudadana que, en principio, son la principal competencia de la Policía Nacional mientras que la Local debe prestarles solo apoyo. Pero la situación empeoró este año cuando entró en vigor una ley que permitía la prejubilación de los policías municipales. Tres docenas de agentes se acogieron a esa posibilidad, obligando al Gobierno de la Marea Atlántica a convocar nuevas plazas de Policía Local para cubrir las vacantes pero los refuerzos no llegarán hasta el año que viene. Mientras tanto, el actual Gobierno local mantiene la política de pagar todas las horas extra que sean necesaria para compensarlo.

Alcohol, drogas y riñas

En el caso de la movida nocturna, que implica alcohol y drogas, durante el año pasado se incrementaron de forma notable los incidentes violentos registrados por el 092 duplicándose el número de detenciones por riñas y altercados. En total, fueron cerca de 30 casos, algunos muy graves, como el del 28 de enero, cuando agentes de la Policía Local detuvieron a un joven de 19 años como sospechoso de haber apuñalado por la espalda a otro de 26 años en la calle del Orzán.

En realidad, las detenciones practicadas por el turno de noche del 092 por una causa u otra, crecieron un 36% con respecto a 2017 (45), aunque en esa cifra se incluyen también los delitos de violencia de género y doméstica. Por otro lado, también han crecido las intervenciones en los que los policías municipales han confiscado drogas o armas blancas a los sospechosos.  

Afterhours

Uno de los principales problemas los generan los afterhours, que son frecuente escenarios de peleas entre clientes que han consumido alcohol o drogas. Este mes, la Policía Local realizó dos actuaciones en afterhours, después de que el día uno se registrara una reyerta al arma blanca entre dos jóvenes por una mujer, aunque nadie resultó herido, a la puerta de uno de estos locales en la zona de Panaderas.

El resultado de estas intervenciones fueron numerosas denuncias por drogas a clientes y también por tenencia de armas, desde navajas a pistolas eléctricas, así como a los propios responsables de los locales por infringir los términos de su licencia, que es de cafetería, poniendo música ambiental.

Comentarios